Internacionales

Ucrania elige presidente con un actor como favorito

Los ucranianos votaban este domingo en la primera vuelta de unas elecciones presidenciales que se anuncian imprevisibles, con un actor sin experiencia política liderando los sondeos, en un país en guerra y serias dificultades económicas.

Volodymyr Zelensky, de 41 años y cuya única experiencia como gobernante se limita a su papel en una serie de televisión «en la que encarna a un profesor de historia que de pronto se convierte en presidente» supera de lejos a sus rivales con más de 25% de intención de voto, según los últimos sondeos.

El presidente saliente, Petro Poroshenko, que hace cinco años llegó al poder confortado por las aspiraciones pro occidentales en medio de la escalada con Rusia, sería eliminado en la primera vuelta.

La ex primera ministra Yulia Timoshenko, una de los 39 candidatos a la presidencia, también sería eliminada.

“Adelante hacia nuestra adhesión a la UE y a la OTAN”, lanzó el presidente luego de votar en el centro de Kiev.

Rodeado por una multitud de periodistas, el actor se declaró confiado en una victoria. “Una nueva vida normal comienza, sin corrupción”, aseguró.

“Zelensky quizás lo logre”, declaró a AFP Roman, 52 años, habitante de Lviv, un bastión nacionalista del oeste. “Los otros tuvieron su oportunidad, pero no hicieron nada”.

Irina, una funcionaria de 48 años, optó por Petro Poroshenko. “Conozco bien sus defectos, pero Timoshenko y Zelensky me gustan aún menos”, dijo. “Voté para que le guerra termine de una vez, quiero la tranquilidad para Ucrania”.

En Mariupol, puerto industrial situado a unos 20 km de la línea de frente en el este del país, Serguii, de 22 años, votó en una carpa que oficia como colegio electoral.

“El país está cansado, la gente también”, declaró a AFP este soldado ucraniano.

Candidato atípico
El rápido ascenso de Zelensky estuvo favorecido por el rechazo de los electores ucranianos a las élites del país, salpicadas repetidamente por escándalos de corrupción, y por la decepción ante el levantamiento prooccidental de la plaza Maidán, hace cinco años, que llevó a Poroshenko al poder.

Los detractores de Zelensky ponen en duda su capacidad para gobernar el país, mientras sus partidarios ven en él un nuevo rostro, sin la carga de los compromisos y los fracasos de la clase política actual.

El actor, quien durante la campaña electoral optó por espectáculos y redes sociales en lugar de mítines y entrevistas, pasó las últimas horas de la campaña, el viernes, actuando en la periferia de Kiev con su compañía.

Algunos lo acusan de ser un títere del controvertido oligarca Igor Kolomoiski, enemigo de Poroshenko.

Poroshenko, de 53 años, que lanzó una serie de reformas clave en particular en las fuerzas armadas y el sector energético así como en la salud pública y la educación, es sin embargo muy criticado por sus insuficientes esfuerzos en materia de lucha contra la corrupción.

Timoshenko, de 58 años, una figura infatigable de la política ucraniana que se presenta por tercera vez a unas presidenciales, hizo campaña prometiendo reducir a la mitad el precio del gas.

La política, de 58 años, tachada de populista por sus detractores, defendió durante su último acto el viernes una “nueva estrategia” para salir del punto muerto en que se encuentra el este separatista.

Los tres candidatos favoritos se benefician de la tendencia de acercamiento a Occidente.

Sin voto en Rusia
Ucrania, un país de 45 millones de habitantes a las puertas de la UE, es uno de los Estados más pobres de Europa y actualmente atraviesa la peor crisis desde su independencia, en 1991, tras sus desavenencias con Rusia y su giro hacia Occidente.

La llegada de los prooccidentales al poder en 2014 estuvo seguida por la anexión de la península ucraniana de Crimea por Rusia y por un conflicto con los separatistas prorrusos en el este, que dejó más de 13.000 muertos.

El sábado, el ejército ucraniano anunció la muerte de un soldado en el este, el 16º muerto desde principios de año en un conflicto ampliamente considerado en Ucrania como una “guerra por la independencia” frente a los separatistas apoyados militarmente por Rusia, según Kiev y los occidentales.

En medio de la crisis con Moscú, el gobierno ucraniano prohibió a los rusos que participen entre los 2.300 observadores internacionales que deben supervisar los comicios del domingo, y cerró sus centros de votación en Rusia, una decisión inédita que priva de voto al menos a 2,5 millones de ciudadanos ucranianos que residen en el país vecino. EFE

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba