Opinión

Suspensión laboral por Covid-19 no significa cancelación o que no cobre

Por John Garrido

La suspensión laboral por una causa de fuerza mayor está prevista en el código laboral. Se realiza cuando existe una situación que no permite la producción normal de trabajo. Más bien se permite el trabajo remoto y si no se puede ejercer el trabajo remotamente entonces aplica la suspensión con disfrute de sueldo.

La suspensión tiene plazo. No es por siempre. Debe comunicarse al Ministerio de Trabajo. El plazo de la suspensión es de 90 días. Puede ser prorrogado, pero debe estar autorizado por el Ministerio de Trabajo.

La suspensión cesa cuando haya pasado la causa que dio origen. Una vez terminada la causa el trabajador debe reintegrarse previo llamado a reanudación de los trabajos.

La ley no dice que sucede con el empleado si se agota el plazo de los 90 días o en su caso la prórroga de la suspensión. Sin embargo, el principio laboral pro homini establece que si hay duda en la interpretación o alcance de la ley, se decidirá en el sentido más favorable al trabajador.

En consecuencia, por principio pro homini laboral, si el plazo de los 90 se cumple se deberá continuar con su estatus de empleado, retomar su cobro normal o en última instancia dar por terminado la relación laboral y dejar establecido el pago de sus prestaciones o derechos laborales.

La suspensión no establece que el empleado se vaya a su casa y no reciba su salario. Todo lo contrario se va a su casa, pero sigue cobrando su salario de forma normal.

Actualmente el pago labora está siendo asumido en parte el gobierno y la otra por la empresa. El gobierno lo hace como política para evitar el quiebre o colapso de la empresa. Pero la ley laboral lo que ordena es el pago total del salario por parte de la empresa.

En los artículos del 48 al 51 del Código de Trabajo se desarrolla la forma y modo de la figura laboral de la suspensión.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

4 thoughts on “Suspensión laboral por Covid-19 no significa cancelación o que no cobre”

  1. Distinguidos Señor Director:

    El ultimo articulo de mi autoría publicado no se corresponde con el orden jurídico, por lo que le sugiero eliminarlo y colocar este ultimo corregido, ya que este que le remito si está cónsono con nuestra leyes laborales. El publicado puede confundir y llevar un mensaje no basado en la ley.

    Gracias por su comprensión.

    SUSPENSIÓN LABORAL POR COVID-19 NO SIGNIFICA CANCELACIÓN

    La suspensión laboral por una causa de fuerza mayor está prevista en el código laboral. Se realiza cuando existe una situación que no permite la producción normal de trabajo. Más bien se permite el trabajo remoto y si no se puede ejercer el trabajo remotamente entonces aplica la suspensión sin disfrute de sueldo.

    El no pago salarial por parte de las empresas, (art. 50 del código laboral) al empleado suspendido es un mandato legal que requiere de una futura reforma. En el derecho comparado laboral se mantiene el pago por algunas legislaciones, no se suspende.

    La suspensión tiene plazo. No es por siempre. Debe comunicarse al Ministerio de Trabajo. El plazo de la suspensión es de 90 días. Puede ser prorrogado, pero debe estar autorizado por el Ministerio de Trabajo.

    La suspensión cesa cuando haya pasado la causa que dio origen. Una vez terminada la causa el trabajador debe reintegrarse previo llamado a reanudación de los trabajos.

    En la suspensión se mantiene las cotizaciones de la seguridad social y si el trabajador no está asegurado por falta del empleador este estará obligado a cubrir los gastos médicos y las correspondientes indemnizaciones si el suspendido se enferma.

    La ley no dice que sucede con el empleado si se agota el plazo de los 90 días o en su caso la prórroga de la suspensión. Sin embargo, el principio laboral pro homini establece que si hay duda en la interpretación o alcance de la ley, se decidirá en el sentido más favorable al trabajador.

    En consecuencia, por principio pro homini laboral, si el plazo de los 90 se cumple se deberá continuar con su estatus de empleado, retomar su cobro normal o en última instancia dar por terminado la relación laboral y dejar establecido el pago de sus prestaciones o derechos laborales.

    Actualmente el pago laboral de los empleados suspendidos está siendo asumido en parte por el gobierno a través de la implementación de un programa como medida de ayuda laboral a los suspendidos.

    En los artículos del 48 al 51 del Código de Trabajo se desarrolla la forma y modo de la figura laboral de la suspensión.

  2. SUSPENSIÓN LABORAL POR COVID-19 NO SIGNIFICA CANCELACIÓN

    La suspensión laboral por una causa de fuerza mayor está prevista en el código laboral. Se realiza cuando existe una situación que no permite la producción normal de trabajo. Más bien se permite el trabajo remoto y si no se puede ejercer el trabajo remotamente entonces aplica la suspensión sin disfrute de sueldo.

    El no pago salarial por parte de las empresas, (art. 50 del código laboral) al empleado suspendido es un mandato legal que requiere de una futura reforma. En el derecho comparado laboral se mantiene el pago por algunas legislaciones, no se suspende.

    La suspensión tiene plazo. No es por siempre. Debe comunicarse al Ministerio de Trabajo. El plazo de la suspensión es de 90 días. Puede ser prorrogado, pero debe estar autorizado por el Ministerio de Trabajo.

    La suspensión cesa cuando haya pasado la causa que dio origen. Una vez terminada la causa el trabajador debe reintegrarse previo llamado a reanudación de los trabajos.

    En la suspensión se mantiene las cotizaciones de la seguridad social y si el trabajador no está asegurado por falta del empleador este estará obligado a cubrir los gastos médicos y las correspondientes indemnizaciones si el suspendido se enferma.

    La ley no dice que sucede con el empleado si se agota el plazo de los 90 días o en su caso la prórroga de la suspensión. Sin embargo, el principio laboral pro homini establece que si hay duda en la interpretación o alcance de la ley, se decidirá en el sentido más favorable al trabajador.

    En consecuencia, por principio pro homini laboral, si el plazo de los 90 se cumple se deberá continuar con su estatus de empleado, retomar su cobro normal o en última instancia dar por terminado la relación laboral y dejar establecido el pago de sus prestaciones o derechos laborales.

    Actualmente el pago laboral de los empleados suspendidos está siendo asumido en parte por el gobierno a través de la implementación de un programa como medida de ayuda laboral a los suspendidos.

    En los artículos del 48 al 51 del Código de Trabajo se desarrolla la forma y modo de la figura laboral de la suspensión.

    1. Distinguidos señor director:

      El ultimo articulo de mi autoría publicado no se corresponde con el orden jurídico, por lo que le sugiero eliminarlo y colocar este ultimo corregido, ya que este que le remito si está cónsono con nuestra leyes laborales. El publicado puede confundir y llevar un mensaje no basado en la ley.

      Gracias por su comprensión.

  3. Laboro en un centro de rehabilitación y nuestra jefa nos dijo que se acogería al FASE, nos pidieron información que exigía el ministerio de trabajo para llenar unos formularios, ayer se nos comunica que no calificamos porque entramos al sector salud y tomaron la decisión de suspendernos a partir de hoy sin disfrute de sueldo, quiera que me informaran sobre esto por favor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *