Deportes

Statcast: Robert no ha decepcionado en MLB

Hace un tiempo, no muy lejano, era fácil pasar por alto un juego de los White Sox a finales de julio. Pero luego de medirse con la “Bomba Squad” de los Mellizos y luego los Indios, el equipo del sur de Chicago está ganando interés en los juegos más llamativos de cada jornada, y una de sus estrellas en ascenso en uno de los motivos.

Luis Robert no llegó de la nada. El cubano de 22 años es el tercer mejor prospecto del béisbol, según MLB Pipeline, y su compañero Eloy Jiménez no dudó en compararlo en la primavera con Mike Trout. Robert fue el Bateador del Año de MLB Pipeline en el 2019. Jim Callis, de MLB Pipeline, escribió antes de la temporada que Robert tenía mejores herramientas que Jiménez (cuarto en la votación para Novato del Año de la Americana la temporada pasada). Callis escribió que Robert era un “campeón jonronero en potencia”.

Se trata de un joven en el que los Medias Blancas decidieron invertir más de US$100 millones (con un bono por firmar de US$26 millones, más US$25.2 millones como castigo por sobrepasar el bono y un contrato de seis años y US$50 millones que se firmó en enero), antes de que Robert hiciera su debut en las Mayores. Las expectativas son altas, pero si una pequeña cantidad de juegos sirve como indicativo de algo, el cubano que llaman “La Pantera” luce cómodo en Grandes Ligas. De hecho, ya ha tenido momentos en los que, al estilo de Trout, hace ver fáciles jugadas complicadas.

Aquí, algunas métricas de Statcast que indican que Robert podría estar rumbo a un éxito mayor:

El poder de Robert ya es élite

Sólo bastó un turno en el Día Inaugural para que Robert impusiera su autoridad, cuando enfrentó al puertorriqueño José Berríos. Con el primer lanzamiento que vio, desató un batazo de 115.8 millas por hora hacia el jardín izquierdo. Un pitcheo, y ya Robert tenía su primer hit.

La primera bola que puso en juego Robert reveló mucho sobre su potencial de poder. Primero, nadie ha llegado a las Mayores con tanta fuerza, al menos en años recientes. Esa velocidad de salida de 115.8 mph es la mayor para el primer hit de por vida para cualquier jugador que haya debutado desde que fue fundado Statcast en el 2015, superando la marca anterior de Nate Lowe, de los Rays, por 2.5 mph.

Pero fue impresionante, incluso dentro de las medidas de su equipo. Los Medias Blancas, con todos los cañoneros que tuvieron el año pasado–como los cubanos Yoán Moncada y José Abreu, Tim Anderson y Jiménez–sólo se combinaron para tres batazos con velocidad de más de 115 mph en el 2019. El primer hit de Robert hubiese ocupado el segundo lugar en esa lista.

Obviamente, el número de 115.8 es impresionante. Pero, ¿por qué es importante? Bueno, revisemos la lista de los jugadores que registraron batazos de más de 115 mph el año pasado. No hay muchos, sólo 32 para ser exactos, incluyendo apellidos como los de Judge, Cruz, Sánchez, Alonso, Soler, Acuña, Yelich, Trout y Harper. Cuando un jugador de Grandes Ligas dio una conexión de 115 mph o más, su promedio de bateo fue de .800 y consiguió extrabases casi la mitad de las veces. Ésta es una lista en la que quieres estar.

Ese poder le hará acumular muchos jonrones

Robert da batazos emocionantes. Luego de poner en juego conexiones de más de 100 mph en sus primeros dos juegos ante los Mellizos, el primer cuadrangular del cubano parecía inminente. Con su equipo abajo 10-0 en la pizarra, Robert les dio a los aficionados de Chicago algo de emoción.

¿Se le quedó por debajo al lanzamiento? Tal vez. ¿Importó? No. Un batazo con un ángulo de despegue de 37 normalmente termina siendo un elevado al jardín central, pero la fuerza de Robert no es común. Le agregó a ese batazo 111.4 mph de velocidad para volar la pared del bosque central. De la misma manera en que su primer hit lo colocó en una compañía especial, también lo hizo con su primer jonrón. Sólo siete jugadores detonaron cuadrangulares con 110 mph de velocidad de salida o más con un ángulo de al menos 37 el año pasado.

Jugadores con vuelacercas con una velocidad de salida mínima de 110 mph y un ángulo de salida mínimo de 37 grados en el 2019:

Pete Alonso (Mets) — 6/8

Yordan Álvarez (Astros) — 8/10

Josh Bell (Piratas) — 8/11

Bryce Harper (Filis) — 8/15 and 9/18

Rougned Odor (Rangers) — 4/27

Shohei Ohtani (Angelinos) — 5/18

Miguel Ángel Sanó (Mellizos) — 9/22

Brilla en el jardín central

MLB Pipeline le dio una calificación de 55 a Robert por su defensa, en una escala de 20-80, describiéndolo como un sólido defensor que todavía “puede pulirse más con sus lecturas y rutas, aunque la velocidad lo ayuda a compensar sus errores”. Bueno, eso lo vimos rápido. En el segundo juego de su carrera, el cubano hizo dos jugadas de cuatro estrellas — el segundo rango más difícil que puede tener un patrullero (probabilidad de 26-50% de completar la jugada) — en el jardín central, y ambas fueron casi idénticas.

Vean lo rápido que llega Robert; incluso, parece que podría pasarse. Uno piensa en la manera en la que el venezolano Ender Inciarte y Lorenzo Cain cubren tanto terreno con tan poco esfuerzo, haciendo jugadas de pie en las que otros jardineros tienen que tirarse de cabeza. Inciarte y Cain fueron los dos mejores guardabosques en los primeros cuatro años en que Statcast midió Outs por Encima de Promedio (OAA, por sus siglas en inglés) del 2016 al 2019. Luego de los primeros días de la temporada del 2020, nadie ha hecho más atrapadas de tres y cuatro estrellas que el nuevo patrullero central de Chicago.

También puede lucirse en las bases

Aquí es cuando sus herramientas emocionan. Aunque hay muchos cañoneros puros en Grandes Ligas, los jugadores rápidos y con poder son joyas únicas. Robert, quien el año pasado fue el primer ligaminorista en tener una temporada de 30-30 desde 1999, puede ser uno de ellos. MLB Pipeline califica su herramienta de velocidad con un excelente 65, apuntando que no siempre fue una amenaza para robar bases. Puede serlo ahora, especialmente luego de verlo incrementar su velocidad en sprint a 30.1 pies por segundo, suficiente para anotarse con un imparable dentro del cuadro el martes.

El promedio de velocidad en sprint en las Mayores es de 27 pies por segundo, y cualquiera por encima de 30 es visto como élite en el máximo nivel. Se ha visto algo diferente en la primera semana de Robert en las Mayores. El año pasado, la lista de los jugadores que estuvieron al menos en el 75to percentil en velocidad de salida y velocidad en sprint de Statcast incluyó a Trout, Ronald Acuña Jr., Christian Yelich, Shohei Ohtani, Bryce Harper, Javier Báez, Cody Bellinger y Trevor Story. Es muy pronto para decir si Robert estará en ese club, pero desde ya parece que sí podría. Tal vez tan pronto como el próximo año podría estar junto a Acuña y Yelich en la lucha por ser el próximo 40-40.

Probablemente no le sea así de fácil todo el verano. Los scouts tienen interrogantes sobre su disciplina en el plato, y ya reconoció que no está ahí para recibir boletos. Pero hay otras fortalezas que son dignas de esperar. MLB Pipeline le dio una calificación de 65 por su brazo, y estamos a la espera de la primera oportunidad que tenga para demostrarlo.

La expectativa de Robert ha sido bien alta desde el comienzo de la temporada, pero a menos de que vivas en ciudades de Ligas Menores como Winston-Salem, Birmingham o Charlotte, probablemente no lo habías visto jugar. Ahora que tienes la oportunidad de hacerlo, la conversación alrededor del béisbol sobre su potencial de cinco herramientas empieza a tener sentido.

Fuente: MLB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba