Opinión

¿Qué tienen que ver los apodos con la delincuencia?

Pero, ¿de dónde surgen los apodos? Según la criminalística asegura que los alias tienen como fin ocultar la verdadera identidad de la persona y hacerlo fácil de recordación dentro de lampa y finalmente ganar prestigio, como en el caso del narcotráfico, los apodos los pone el jefe de la organización. Los alias o apodos han existido siempre en la historia de la humanidad y son una especie de nuevos nombres que se le pone a la gente por su característica física y proezas entre otras circunstancias.

En el mundo criminal son célebres los alias o apodos, por ejemplo, Pablo Escobar Gabiria, alias “El Patrón”, Manuel Marulanda alias “Tiro Fijo”, José Briseño alias “El mono jojoy”, El Chema, Popeye. En República Dominicana Quirino Ernesto Paulino “El Don”, en el barrio Cristo Rey, Alexis alias “Quita tennies”, Boca de Puerco, La Furia, El Tete, El Señor de los Cielos, El Chapo Guzmán, La Barbie, La Reina del Sur, Manuel Rodríguez Orejuela alias “el ajedrecista”, Henry Lanza alias “el Alacrán”, Alberto Olande alias “Gamboa”, Rafael Ruís alias “La Culebra”.

Aunque en la pila bautismal o en los registros tengan otros nombres la intención no es más que sembrar temor en la población y la policía, una manera de referirse a los delincuentes, es usando apodos, los hay de forma extravagantes, raros y hasta increíbles, es por eso que las autoridades cuando presentan un presunto delincuente lo primero que hacen es investigar su apodo. Pero más allá de estos motes es una relación de poder donde el detenido culpable o no pierde el derecho.

En Venezuela por ejemplo ya es natural ponerle a los delincuentes nombre de animal en las organizaciones de criminales y el líder es quién lo asigna, la fisonomía de un individuo tiene mucho que ver con los apodos, por ejemplo sí es alto le ponen “escalera”, sí es pequeño de estatura es un “tapón”, y si es hiperactivo “tormenta”, en cambio sí es ruidoso es una bomba.

Por esto las fuentes de inteligencia y las ciencias de la criminalística establecen y aseguran que estos obedecen a los códigos con que se comunican las bandas organizadas así como las policías y ejércitos tienen códigos de comunicación, así también en el mundo oscuro de la inteligencia existe un mapa codificado para comunicarse pero también para sembrar temor, así que cuando usted escuche nombres como Juan Antonio alias “Rabo de perra” no dude en quitarse del lado.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *