Actualidad

Piercing genital para mayor placer sexual, ¿tiene riesgos?

Los piercing o perforaciones se han puesto cada vez más de moda y uno de los tipos de piercing sobre los que hay más dudas es el piercing genital femenino.

Algunas creen que es muy doloroso pero que vale la pena porque aumenta el placer sexual, ¿qué tan cierto es? Los expertos responden.

Piercing genital

Muchas mujeres recurren a medidas extremas para mejorar las relaciones sexuales, como el piercing vaginal, que promete aumentar la estimulación especialmente del clítoris.

De acuerdo a la ginecóloga Sarah Wagner, de Loyola University Chicago en Estados Unidos, el uso de piercing genital ha ido en aumento en las mujeres que buscan estimular el clítoris durante la intimidad.

Existen distintos tipos de piercing genital, pero los más comunes son los siguientes:

De clítoris

Consiste en perforar el prepucio del clítoris, es decir, la piel que lo recubre, no el clítoris como tal. Es necesario que la piel de esta parte sea lo suficientemente gruesa, de lo contrario, no puede realizarse.

Se requiere de al menos ocho semanas para recuperarse y la mujer debe tener cuidados muy especiales para mantener la higiene en la zona.

Puede hacerse de forma horizontal o vertical, pero para sentir más placer en el sexo, se recomienda el piercing genital vertical.

Lo que sucede es que durante el sexo la fricción del piercing se produce directamente sobre el clítoris, aumentando la excitación sexual y las posibilidades de tener un orgasmo.

También puede haber perforación directa del clítoris, pero no es recomendable ya que es extremadamente dolorosa y afecta la sensibilidad.

En los labios vaginales

Existe la posibilidad de colocar el piercing en los labios vaginales mayores o menores, aunque en estos casos, el propósito es fundamentalmente estético porque no aporta mucho al placer sexual.

Suelen colocarse barras o anillos y el tiempo de recuperación es de tres a cuatro meses.

Si no se tienen los cuidados necesarios, la perforación puede sangrar durante una semana y como la cicatrización es lenta, puede haber desgarros e infecciones. Se debe usar ropa interior suelta para evitar problemas.

Cuando se coloca en los labios menores, hay que cuidar que sean lo suficientemente grandes, de lo contrario es mejor perforar los labios mayores.

En este caso el tiempo de recuperación es menos, de cuatro a ocho semanas y también requiere de cuidados para evitar desgarros e infecciones.

Riesgos de los piercing en los genitales

Muchos de los negocios en los que se realizan las perforaciones no están avalados por la Secretaría de Salud, por lo que puede volverse una situación muy delicada.

Si la perforación no se hace en un lugar higiénico o no se tienen los cuidados apropiados, pueden desarrollarse infecciones y la mujer es más propensa a adquirir virus como la hepatitis B o hepatitis C.

También puede presentarse sangrado, enrojecimiento, hinchazón, dolor, cicatrices, desfiguración de la zona y trauma del tejido.

En caso de que haya un embarazo, el piercing genital se debe retirar en cuanto el parto este próximo, ya que podría entorpecer la labor y dañar al bebé.

Por lo tanto, antes de hacer una perforación en los genitales, debes hablar con tu ginecólogo, para que evalúe tu historia médica y descarte cualquier posible complicación.

Verifica que el lugar donde lo harás cuenta con autorización de la Secretaría de Salud y que usan utensilios perfectamente esterilizados.

Una vez que te coloques el piercing, vigila con mucho cuidado la zona y mantén hábitos de higiene muy estrictos hasta que termine el periodo de recuperación. Nunca toques el piercing con las manos sucias.

Recuerda que es una de las zonas más sensibles, por lo que tomar estas precauciones nunca está de más.

Fuente: Su médico

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *