Deportes

Ozuna se destaca por contacto de calidad

El dominicano Marcell Ozuna firmó un contrato por un año y US$18 millones con los Bravos en enero, cuando era agente libre por primera vez en su carrera. Ozuna venía de una sólida actuación en la postemporada por los Cardenales, después de una campaña de altibajos en la que bateó .241 con .472 de slugging.

Ozuna terminó poniendo los mejores números de su carrera en el 2020 por los Bravos, dejando la mesa servida para lo que debería ser una mejor incursión en la agencia libre. El quisqueyano tuvo promedio de .338 con .636 de slugging y hasta el último día de la temporada tuvo un ligero chance de ganar la Triple Corona de la Liga Nacional. Tras finalizar la campaña, se llevó su segundo Bate de Plata y recibió votos para el Jugador Más Valioso. En resumen, volvió a lucir como el jugador que en el 2017 tuvo la mejor campaña completa de su carrera.

La defensiva siempre ha sido una interrogante cuando se habla de Ozuna, pero el 2020 aportó la solución perfecta: el bateador designado en el Viejo Circuito. Ozuna ganó un Guante de Oro en el 2017, pero en cinco años de historia de la métrica Outs Sobre el Promedio (OAA) de Statcast, ha sido un patrullero por debajo del promedio en cada campaña, salvo una. Si bien no sabemos todavía si habrá BD otra vez en la L.N. en el 2021, no hay dudas de que el bate de Ozuna merece ser considerado con seriedad por los equipos en el mercado libre. Y, a pesar de todas las diferencias entre los resultados del 2019 y el 2020, hay evidencia que hace inferir que, de cara al futuro, va a dejar números más parecidos a los de este año.

Con todo eso en mente, los dejamos con las principales razones que nos hacen pensar que Ozuna es uno de los mejores bates disponibles y su actuación en este 2020 no fue una excepción.

Pose-tracking Ozuna’s HR selfie

Le pega con fuerza a la bola

Ozuna tuvo una tasa de 54.4% de batazos duros en el 2020, lo que significa que más de la mitad de sus conexiones tuvieron una velocidad de salida de al menos 95 mph. Si bien esa es la tasa más alta desde 2015, cuando Statcast comenzó a rastrear la velocidad de los batazos, Ozuna ha bateado la pelota con fuerza en temporadas anteriores, apareciendo entre el 4% mejor de la liga en tasa de conexiones duras en el 2019, en el 7% en el 2017 y en el 10% mejor en el 2015. Esto no es nada nuevo para él.

¿Por qué es pegarle duro a la bola tan importante? El promedio de las Mayores en el 2020 en turnos que terminaron con batazos duros (95 mph o más) fue de .510. El slugging fue de 1.064. Darle con autoridad a la pelota es un componente clave para obtener buenos resultados.

Los números de Ozuna, sin embargo, no siempre han estado de la mano con los promedios de la liga cuando de batazos duros se trata. En el 2019, cuando algunos de sus números estuvieron bajos, bateó .421 y tuvo .972 de slugging en turnos que terminaron con batazos duros. Ese promedio de bateo fue el más bajo para el en el 2015 con ese tipo de conexiones, pero tuvo un promedio de bateo esperado de .547 con sus batazos duros, lo que indica que ha podido tener algo de mala suerte. Similarmente, su slugging esperado con batazos duros en el 2019 fue de 1.191, bien por encima de su slugging actual de .972.

En el 2020, sí tuvo éxito al darle con fuerza a la bola, con un promedio de .593 y slugging de 1.308; su segundo más alto y su más alto, respectivamente, desde el 2015. Eso demuestra que no tuvo la misma mala suerte del 2019 con las conexiones fuertes –y esa es la versión de Ozuna que debemos esperar de aquí en adelante.

Hace contacto de calidad

No es sólo que Ozuna hace contacto fuerte, sino que también lo hace con calidad. La calidad del contacto consiste en el ángulo y la velocidad de salida. El ángulo promedio del quisqueyano incrementó en el 2020 a 16.4 grados, luego de tener 13.5 en el 2019. Es un aumento considerable. Este año, el 39.1% del contacto que hizo fue dentro del ángulo deseado (entre ocho y 32 grados), su mayor número desde el 2015, y superior al de 32.8% que tuvo en el 2019.

Igual que con el contacto fuerte, podemos demostrar el impacto que pueden tener los batazos con el ángulo deseado. En el 2020, las conexiones dentro del ángulo deseado tuvieron un promedio de .615 y slugging de 1.149, en toda la liga.

A Ozuna le fue particularmente bien cuando tuvo ese tipo de batazos, teniendo un promedio de .727 y slugging de 1.636; sus dos mejores cifras desde el 2015. Su porcentaje de slugging con batazos en el ángulo de deseado fue el sexto mejor en las Mayores (mínimo 100 pelotas bateadas). Pero similar a los batazos de fuerza, sus resultados del 2020 se alinearon bien con sus estadísticas esperadas basadas en contacto; lo que indica que no fue casualidad.

Juntando ambos elementos de la calidad de contacto de Ozuna, 24.9% de sus conexiones del 2020 fueron batazos de fuerza en el ángulo deseado. Terminó en el 12mo puesto entre 194 bateadores con al menos 100 batazos, lista que lideró el compañero de Ozuna, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional del 2020, Freddie Freeman. Fue el índice más alto de Ozuna desde el 2015, lo que fortalece el argumento que hizo más contacto de calidad en el 2020, junto a mejores resultados con dichos batazos.

El año pasado, el perfil de agente libre de Ozuna fue determinado por cómo los equipos hacían énfasis en las métricas –cómo bateó la bola y no el resultado. Este año, los resultados están allí, haciéndolo tal vez el bateador de poder más temido del mercado.

Fuente: MLB

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba