Internacionales

Mujer fue obligada a casarse con su violador cuando apenas era una niña

Estados Unidos.- Sherry es una de las tantas mujeres que han pasado por la terrible pesadilla de ser violadas sexualmente. A ella le ocurrió cuando apenas era una niña. La fémina, que en la actualidad tiene 55 años, compartió su historia a través de la cadena Crime & Investigation.

Más que verlo como algo frustrante, Sherry ha querido compartir su experiencia para servir de instrumento y ayudar a otras personas que estén pasado por lo mismo.

La mujer relató que fue abusada sexualmente por el diácono de su iglesia a la edad de nueve años, indicando que lo más difícil de todo, fue cuando contó lo sucedido a su madre en busca de ayuda y no le creyó.

Destacó que por el contrario, su progenitora la exhibió frente a su congregación y la culpó de haber seducido a su abusador.

“Recuerdo que lo único que vino a mi mente fue: ‘Mamá, el diácono se metió conmigo’. Ella dijo, ‘no, él no lo hizo. Él no hace ese tipo de cosas’. Yo dije: ‘Mamá, lo hizo’, y ella me respondió, ‘eso no es cierto’. Mi madre, por alguna razón, parecía culparme por lo que sucedió”.

Según publicó el portal Telemundo, la madre de Sherry se encargó de informar a toda la comunidad que su hija era “una rápida” y que se había encargado de seducir al clérigo.

Tras meses de abuso, Sherry resultó embarazada y fue hasta que tenía siete meses de gestación que recibió la noticia durante una visita al médico.

A petición de su madre, Sherry viajó a Miami con el clérigo y los abusos sexuales siguieron siendo constantes, a pesar de su avanzado embarazo.

Sherry dio a luz sola, su madre nunca la visitó ni viajó para conocer a su nieta, se vio obligada a permanecer al lado de su agresor.

Cuando cumplió 11 años, Sherry y el diácono regresaron a Tampa. Su madre ya tenía todo listo para casarla con su abusador y captor, en la misma iglesia en la que fue violada por primera vez.

“El estado de Florida me falló. La escuela lo sabía. El hospital lo sabía. Los médicos lo sabían. Los tribunales lo sabían. Nadie me protegió, ni una persona, ni una”, comentó.

La adolescente resultó embarazada año tras año, llegando a tener seis hijos a la edad de 16.

Pasó poco tiempo para que su entonces esposo desapareciera y se olvidara de sus obligaciones como padre. Hasta llegó a ir a prisión por no pagar la manutención de sus hijos.

Sherry intentó divorciarse a los 16, pero siendo menor de edad no pudo hacerlo, hasta que un abogado se sensibilizó con su caso y la ayudó a conseguirlo.

Ahora, Sherry es madre de nueve, tiene 34 nietos y tres bisnietos y se siente bendecida de poder compartir con su familia su historia.

“Fue difícil, pero aguanté. Lo que más agradezco en este momento es poder hablar sobre lo que sucedió en mi pasado, para poder ayudar a otros. Fui violada, y no solo eso, me vi obligada a casarme con mi violador a la edad de 11 años. Terminé en una situación en la que no era fácil salir, y esa es una de mis razones para hacer lo que hago”, dijo.

Con el apoyo de sus hijos, Sherry logró concluir su educación básica y ahora trabaja para “poder dar una voz a los que no la tienen”. EFE

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *