Económicas

Mercosur cumple 30 años con cruce de posturas acerca de su apertura comercial

Los presidentes de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, países fundadores del Mercosur, así como de Chile y Bolivia, que son asociados, festejaron este viernes los 30 años del bloque en un acto virtual en el que quedaron patentes las diferencias en torno a la estrategia conjunta de apertura comercial.

La ceremonia, de poco más de una hora, juntó telemáticamente al argentino Alberto Fernández -que fue el anfitrión al ostentar la presidencia semestral del bloque-; al brasileño Jair Bolsonaro; el paraguayo Mario Abdo Benítez; el uruguayo Luis Lacalle Pou, el chileno Sebastián Piñera y el boliviano Luis Arce; cuyo país está en proceso de adhesión como miembro pleno del grupo.

Si bien el encuentro estaba convocado para conmemorar en armonía el aniversario de la firma del Tratado de Asunción por el que se creó el Mercado Común del Sur, los discursos incluyeron posicionamientos y cruces acerca del futuro del bloque, en especial sobre su flexibilización comercial.

EL “LASTRE”

“Lo que no puede ser ni debe ser (el Mercosur) es un lastre. No estamos dispuestos a que sea una corset en el cual nuestro país no se puede mover”, sentenció Lacalle Pou.

Y cuando estaba por acabar el acto, Fernández, en sus palabras de despedida, decidió manifestarse: “lo que hago hincapié es que terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad en un momento donde la unidad tanto nos importa. No queremos ser lastre de nadie. Si somos un lastre, que tomen otro barco”, remarcó.

Antes, Bolsonaro, que tiene fuertes diferencias políticas con Fernández, había lanzado un alegato por la “modernización” del bloque mediante la actualización de las tasas de aranceles externos y a favor de que los países puedan negociar libremente sus propios tratados comerciales.

Por su parte, Abdo Benítez consideró que el diseño actual del proceso de integración requiere que las negociaciones externas se realicen en forma conjunta y coordinada, pero que no sea una barrera para impedir el desarrollo de las economías.

“Sería muy difícil tener una mirada idéntica sobre plazos y prioridades de nuestra agenda externa, por ello es preciso partir desde una visión pragmática que nos permita consensuar una agenda común que trascienda las urgencias políticas y fije prioridades”, dijo Fernández.

POSICIONES ENCONTRADAS

El Mercosur, que es la quinta economía mundial, promueve la libre circulación de bienes y servicios entre los países, el establecimiento de un arancel externo común y la adopción de una política comercial conjunta con relación a terceros Estados. Pero diversas voces lo acusan de estar estancado en parte por las disputas internas de sus miembros.

“Tenemos que avanzar en las negociaciones con otros bloques. Nosotros no estamos conformes”, destacó Lacalle Pou, e hizo referencia al acuerdo comercial firmado en 2019 con la Unión Europea, para cuya implementación queda un “camino por recorrer que genera cierto escepticismo”.

Mientras Brasil y Uruguay piden un bloque menos proteccionista, con un arancel externo no tan alto y más abierto a acordar con otros mercados, Argentina despliega en el país una política más enfocada a restringir importaciones para reforzar la industria local.

“No creemos que una reducción del arancel externo común, parcial y lineal para todo el universo arancelario sea el mejor instrumento frente a la posibilidad de nuevos acuerdos con otros países”, afirmó Fernández, y apostó por revisar la situación preservando el equilibrio entre los sectores industriales.

El argentino subrayó que el Mercosur no es un bloque cerrado al comercio exterior, sino una plataforma para que los países se proyecten al resto del mundo, pero advirtió: “la inserción del Mercosur en la economía global debe darse en favor de nuestros sectores productivos y no en su contra”.

LOS ASOCIADOS

En la reunión, en la que la mayoría de mandatarios se refirió a los retos que deja el coronavirus, Piñera llamó a buscar una convergencia entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur e invitó a Paraguay, Uruguay, Brasil y Bolivia a incorporarse al proyecto que Chile lleva adelante con Argentina para la instalación de un cable submarino que unirá Suramérica con el Asia Pacífico.

Asimismo, Arce insistió en la voluntad de Bolivia de formar parte del Mercosur como miembro pleno: “una oportunidad para fortalecer el Mercosur y contribuir a la integración del continente sudamericano”, concluyó.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba