Salud

Lesiones y daños en los pies causados por el sobrepeso

El exceso de peso también puede provocar molestias y afecciones en los pies. Según el Colegio de Podólogos valencianos “es un factor directo que determina el dolor de pies a cualquier edad e, incluso, en el caso de los más pequeños puede ser el causante de problemas en el aparato locomotor”.

Entre los problemas más comunes en los pies, que están vinculados al exceso de peso, los expertos destacan: molestias en los tobillos, fascitis plantar, aparición de espolones, dolor en la almohadilla grasa del talón y problemas de duricias por utilizar el calzado en chancla.

Consejos del experto

Para el cuidado adecuado de los pies, a las personas obesas se les recomienda:

-Hidratar correctamente los pies, porque son muy propensos a padecer dolorosas grietas en los talones debido a mala vascularización y a que la reducida movilidad les empuja a utilizar chanclas (son más cómodas de quitar y poner). Preferir las cremas en spray, que son más fáciles de utilizar.

-Acudir al podólogo, si no llegan bien a los dedos de los pies, para cortarse las uñas, ya que son frecuentes las heridas y uñas encarnadas por un mal corte.

-Utilizar un calzado cómodo, que no apriete pero que sujete bien y que disponga de una buena contención con un contrafuerte duro. El zapato debe ser transpirable, fabricado en materiales naturales y que disponga de una suela que amortigüe correctamente la pisada y sea antideslizante. A las mujeres con sobrepeso se les recomienda utilizar un tacón ancho que no supere los cuatro o cinco centímetros para vestir o usar plataformas, pues confieren mayor estabilidad al caminar.

-Usar plantillas que acomoden las partes blandas de los pies, principalmente la zona del talón y debajo de las cabezas de los metatarsianos, para disminuir el exceso de presión sobre la planta y evitar alteraciones en rodillas y caderas y la aparición de duricias.

-Prestar atención a los niños obesos, ya que sufren más aplastamiento sobre el pie, lo que le provoca el descenso en el arco plantar interno. Esto repercute en la constitución de las piernas, en la alineación de las caderas y en la formación de la columna vertebral.

Fuente: ABC

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba