Opinión

La violencia y los malos tratos cesan cuando se educan las emociones

Por: Dario Nin

En otras ocasiones y desde Hace años he clamado, como Juan, la necesidad de educar nuestras emociones. El año pasado específicamente, anuncié el inicio de una jornada nacional en ese sentido, con la acción educativa buscábamos trabajar las emociones, sensibilidades y otros contenidos.

Se pretendió abarcar en esa primera entrega, a los principales municipios de la República Dominicana. Es nuestra visión que la jornada se extendiera a todos los pueblos de esta Naciónconforme se vayan cumpliendo las metas parciales propuestas.

Desde el 2010, Centro Persona viene desarrollando una serie de seminarios y conversatorios, sobre asertividad en la comunicación, valoración positiva o autoestima, respeto, ventajas de perdonar, resiliencia, entre otros. Para eso ha contado con algún apoyo de instituciones, pero muy lejos de ser suficiente.

Las escuelas públicas se han convertido en estos últimos tiemposenun hervidero de situaciones violentas, agresiones físicas y verbales, tal parece que las tandas extendidas en vez de llevar máseducación respeto y disciplina, han destapado todo lo contrario. Tal vez las horas en el centro educativo sin emplearlas en desarrollo de actividades significativas producen estas malas cosechas.

Caería muy bien que tanto maestros, como estudiantes, sin excluir por supuesto, el personal administrativo y de apoyo, reciban el seminario “Gradúalos de Persona”, autoestima , respeto, comunicación asertiva, resiliencia, buen aprovechamiento del recurso tiempo y el perdón, son trabajados en el mismo, para apuntalar lo que más está haciendo falta para una buena convivencia; la persona, “Ser humano libre, responsable, inteligente, que sabe que tiene un rol que cumplir en esta existencia y lo cumple, para el bien propio y de la colectividad”. Decenas de organizaciones lo han tomado, pero falta el grosor.

Frente a tanta violencia, insisto,hace falta cooperación y compromisoy me dirijo con esto, a instituciones como el Ministerio de Educación, centros educativos públicos y privados, INAFOCAN , alcaldías o ayuntamientos, universidades, cooperativas, entre otros.

La carencia de comunicación asertiva, de resiliencia, de sana estima, de respeto hacia los demás y hacia la propiedad ajena y publica, el desapego hacia la integridad como valor; en fin, una serie de carencias nos impone buscar a la parte buena en esta sociedad, para aunar esfuerzos e impedir que nos ganen la guerra, aunque hemos de reconocer como lo he dicho antes, que ya se han perdido muchas batallas.

Si todos nos unimos tendremos un mejor país, de eso no hay dudas. Y hoy, no nos queda deotra.Hagamos algo ahora, para que no nos sorprendan mañana.
.
Recordemos a la Madre Teresa: “A veces parece que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, Pero el mar sería menos; sin esa gota”.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *