Nacionales

La familia de Yulenski se enteró por la TV que Abinader le dará su casa

Santo Domingo.- A pesar de que el presi­dente Abinader le comen­tó algo durante su visita, la televisión fue el medio a través del cual la fami­lia Batista Cuevas se ente­ró de la casa que el primer mandatario prometió re­galarles junto al ministro de la Presidencia, Lisan­dro Macarrulla, al finalizar su recorrido por Los Alca­rrizos el pasado domingo.

“Ellos hablaron con no­sotros de ese caso, pero to­davía él no tenía certeza; parece que en el camino iban hablando y después escuché en las noticias que es en un proyecto que ellos tienen, de su familia, y de ahí va a salir la casa”, con­taba Yulissa Cuevas, madre de la niña Yulenski Batista, asesinada el pasado 28 de octubre en un asalto en Los Alcarrizos.

Al salir del espacio alqui­lado por la familia Batista Cuevas para vivir, el primer mandatario se dirigió a su último destino del recorri­do: el cementerio de Los Al­carrizos. Allí, Abinader dijo ante los medios de comuni­cación que junto a la fami­lia del ministro de la Pre­sidencia, le regalarán una vivienda en un proyecto privado y exclusivo a Yulis­sa Cuevas.

Sobre dónde estará ubi­cado y cuándo será entre­gado su nuevo hogar, Cue­vas no sabe nada; pero en la tarde de ayer recibiría en su residencia, lugar donde sucedió el lamentable he­cho que le arrebató a su hi­ja, a una comisión designa­da por el Poder Ejecutivo para asistirle en tan doloro­sos momentos.

Durante su breve visi­ta a la morada de los Batis­ta Cuevas, no tan solo una nueva residencia estuvo en­tre las promesas del presi­dente, sino también apoyo económico y ayuda psicoló­gica para la familia, según explicó Yulissa.

VECINOS

Confiados.

Ante las promesas de una casa y un empleo para Yulissa, además de algunas mejoras para el barrio, vecinos confían que todo sea cumplido.

Confiados.

“Primer presidente que va a donde pasa una tra­gedia”, dijo Ángel Beni­to Soto; a lo que Roberto Valdez respondió: “Eso debe pasar a la historia”.

Madre.

Yulissa Cuevas piensa que no será una prome­sa más de un gobernan­te. “Si el Señor fue que le puso en su corazón de que vaya a mi casa, que quiera ver el proceso y conocerlo, es porque se va a hacer”, declaró.

LD

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba