Opinión

La Educación en ética de los empleados públicos

Por: Dario Nin

La educación en ética anunciada por La directora de Ética e Integridad Gubernamental, “Con misericordia y verdad se corrige el pecado y con temor de Jehová los hombres se apartan del mal” (Prov.16: 7 RV1960).

La doctora, Milagros Ortiz Bosch, Directora de Ética e Integridad Gubernamental, anunció recientemente un programa de educación sobre ética en el sector público.

Eso lo aplaudimos de pies y forma prolongada, pues es una coincidencia más con lo que hemos venido propugnado desde hace años.

Si desde la Comisión, se hurgare en la gestión del doctor Joaquín Bidó Medina encontrarán nuestra propuesta. Si lo mismo se hiciere en la gestión del Lic. Lidio Cadet, también encontrarán la propuesta reiterada y la respuesta dada, los argumentos esgrimidos también para rechazarla. Muy probablemente se encontrará la respuesta nuestra a esas respuestas.

No obstante, (volviendo a lo anunciado) nuestro entusiasmo, creemos que hay algunas incógnitas a despejar, precisamente para evitar cuestionamientos futuros: ¿Por qué hasta ahora se anuncia este ambicioso plan, cuando ya está programado según se recoge en la prensa para iniciar el día 29 de este abril? o sea, sólo faltan días para que arranque la capacitación en ética de 600,000 empleados públicos.

¿De dónde parte la iniciativa? ¿Cuáles son las implicaciones? Sé que en donde está doña Milagros las cosas han de hacerse bien y sobre todo desde la Comisión de ética, pero por un ejercicio ético conviene despejar las mismas.

No tengo idea de cómo lo la ejecutará las Naciones Unidas, institución anunciada como responsable. ¿Con qué personal y método ?, será virtual para todos…, ¿Por cuánto tiempo? ¿Es formativa, instructiva o sólo informativa sobre el comportamiento ético de un empleado público?

En el mismo acto y de labios del Señor ministro de Educación Superior Ciencia y Tecnología Franklin García Fermín, se escuchó decir que se trata de una llamada de atención a la masa crítica de una sociedad, para cuidar los valores en que se sustenta la enseñanza. Agregando que: «La educación sin moral no es educación, sino instrucción y un ser humano muy instruido, pero sin moral puede ser acorralado por los instintos y los impulsos salvajes que conducen al mal, al error o al daño contra los demás».

El señor ministro ha coincidido conmigo y esa posición. También con el Dr. Ángel Palacio en su extraordinario libro “Educar es mucho más”

Con relación a lo que ha dicho o ha escrito este servidor le invito a buscar un artículo publicado en el 2017 que titulé la “falta de ética nos mata” https://elnuevodiario.com.do/la-falta-etica-nos- mata / https://almomento.net/opinion-la-falta-de-etica-nos-mata/ y otras fuentes.

El Dr. Franklin Fermín García e igualmente el Director INFOTEP Rafael Santos Badía, no me dejan mentir (Los menciono porque el tema hoy lo amerita) saben que desde mucho antes de que ocuparan los puesto que hoy desempeñan y por supuesto después que están en ellos , le hemos hecho llegar nuestra inquietud de esa educación en ética, le hemos propuesto la educación de las emociones, la formación en valores patrios, con el seminario taller “El Costo de una Patria en sudor sangre y lágrimas” con lo que se persigue que los dominicanos de hoy apreciemos el esfuerzo de los de ayer para legarnos una Patria por la que esta generación ha pagado muy poco.

En fin, reiteramos nuestra disposición para acompañar con los temas que desarrollamos tales como: resiliencia, comunicación no violenta, asertividad y comunicación efectiva, Inteligencia Emocional, Autovaloración positiva, entre otros.

Hoy como lo hicimos ayer, estamos dispuestos a impartirlos sin costo tanto a una parte del personal de la Comisión de Ética, como al de la MESCyt, o al MINERD. Con el propósito de que pueden evaluar de primera mano lo que ofertamos y que ya se ha probado por años, pues por más de cincos años lo recibieron los estudiantes de formación docente de los seis recintos del ISFODOSU.

El INAFOCAM lo patrocinó para cientos de profesores, varias Regionales de educación con sus distritos se lo impartieron a sus técnicos.

Lo han impartido también a sus estudiantes y miembros, el Instituto Policial de Educación (IPE), el Instituto de Dignidad Humana de la Policía Nacional, (IDIH). Empleados y funcionarios del Banco Agrícolas de todo el país reunidos en Santo Domingo, Bani y la Vega. En fin, un número considerables de instituciones públicas y privadas, aunque hasta ahora no se ha dado la continuidad deseada.

Decenas de colegios privados pueden también dar testimonio. Todo lo enunciado está debidamente documentado.

Hoy simplemente nos ponemos a las órdenes de la Comisión de Ética Gubernamental, de la ONU o de a quien pueda interesar para esos nobles propósitos.

Al proponerlo aquí deseamos aprovechar (en el buen sentido) la oportunidad de colaborar, pues quizás en otro escenario no la tengamos. Pedimos perdón por la forma. Nos reiteramos humildemente dispuestos a contribuir con esta noble e importantísima iniciativa, por supuesto, todo si al despejar las incógnitas cabemos en el programa.

“El Señor aborrece a los de corazón altivo, y es un hecho que no quedarán impunes. El amor verdadero perdona el pecado; el temor del Señor aparta del mal a los hombres. Si el Señor aprueba los caminos del hombre, hasta sus enemigos hacen la paz con él. (Proverbios 16: 5-7 RVC)

Hasta la próxima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba