EconómicasNacionalesRegionalesSociedad

Iglesia Católica exige transparencia y equidad en comercio fronterizo

En ese sentido, el párroco Roberto García se apersonó el viernes pasado al mercado fronterizo de Dajabón, en compañía de representantes de la sociedad civil, comerciantes y personalidades de la provincia.

Dajabón.- La Iglesia Católica denunció que, a raíz del cierre y de la posterior fracasada apertura por parte del Gobierno dominicano del comercio fronterizo, se ha generado desigualdad y privilegios entre comerciantes de la zona.

En ese sentido, el párroco Roberto García se apersonó el viernes pasado al mercado fronterizo de Dajabón, en compañía de representantes de la sociedad civil, comerciantes y personalidades de la provincia.

Allí leyó un documento en el que la iglesia expresa profunda preocupación por el «colapso inminente» de los locales comerciales que operan en el lugar.

«La economía de Dajabón, vital para la República Dominicana, ha enfrentado desafíos particulares debido a las restricciones comerciales y estructurales, lo que ha llevado a un colapso inminente en los negocios locales», leyó el padre Guzmán.

De igual modo, el cura pronunció ante los comerciantes presentes, que el aumento del desempleo, la inestabilidad financiera y los riesgos diplomáticos son consecuencias directas de la situación generada por el Gobierno.

Al denunciar que el cierre de la frontera ha estancado el desarrollo económico de la región, el padre católico enumeró cuatro demandas de la comunidad fronteriza.

Entre ellas, se destaca la exigencia de que el Estado garantice un entorno transparente y equitativo para todas las transacciones y operaciones comerciales en la frontera.

De manera concreta, demandó los mismos incentivos que reciben grupos económicos favorecidos por las estructuras políticas.

«Las medidas gubernamentales han exacerbado las tensiones binacionales, causando una drástica caída en el comercio y una merma del flujo de caja, lo que imposibilita tanto préstamos como cobros», reza el documento leído.

La demanda de la Iglesia Católica coincide con la denuncia del candidato presidencial del PLD, Abel Martínez, quien, desde el primer día, calificó el cierre intempestivo e irreflexivo como populista y catastrófico para el comercio fronterizo y empresas en varias provincias.

_*Adjuntamos el documento leído por el padre Roberto Guzmán, en representación de la Iglesia Católica.

Relacionados

Botón volver arriba