Opinión

Forma de repartir comida y apresar por toque de queda viola reglas sanitarias

Por John Garrido

Ambos eventos generan un conflicto entre cumplir la ley e ir en auxilio de los más vulnerables.

El ejercicio de un derecho puede ocasionar la afectación de otro. Esto es una colisión de derechos o conflictos de derechos. No cabe la prevalencia de un derecho sobre otro.

Se debe buscar una solución en cada caso concreto.

Cuando se está frente a un conflicto entre derechos hay que ponderar entre saber qué es lo que más conviene.Frente un conflicto jurídico la ponderación de derechos ofrece la solución.

Por un lado tenemos un toque de queda y las gentes los violas.

Hay que apresar para hacer cumplir la ley. Si apreso hay riesgo de afectar la vida de los apresados por efectos de la pandemia al estar aglomerados en un solo lugar.Hay un conflicto entre cumplir el toque de queda y el principio precautorio o de prevención para no afectar el bien jurídico de la vida.

Frente a este cuadro de derecho el gobierno tiene que ponderar y utilizar una especie de algoritmo o la fórmula de peso. Ponderar es pesar; y pesar requiere alguna clase de algoritmo.

Cuando la balanza ha de usarse virtualmente, para pesar elementos inmateriales, hace falta algún método para distinguir el valor abstracto de un principio (su peso específico) y la extensión de su presencia en la escala simbólica (su volumen) apunta la doctrina comparada.

La ponderación dice que se deben pesar los derechos en conflictos y el que más beneficie a las gentes se debe priorizar, y para ese caso en concreto debe prevalecer uno sobre el otro. Esta solución está en la Constitución en su artículo 74.4

Hacer cumplir el toque de queda puede prevalecer ante el principio de prevención si los apresados no son aglomerados en un lugar o espacio en que se puedan contagiar. Es decir, apresarlo y ponerlos de manera individual.

En cambio si los apresados son puesto juntos y aglomerados, el fin o propósito del toque de queda no se consigue y en consecuencia, sería más conveniente no detener a nadie, toda vez que no se logra el objetivo por el cual se creó. Es decir, no se debe apresar, y en cambio debe prevalecer la prevención para proteger el bien jurídico de la vida frente al toque de queda.

El otro evento conflictivo que enfrenta el gobierno es el de repartir alimentos, (derecho alimentario) y la regla de evitar aglomerar o juntar personas en un mismo lugar. Aquí también se impone determinar cuál debe prevalecer.

Frente a este último conflicto jurídico el gobierno también le toca pesar derechos, reglas y principios, en fin ponderar o utilizar un algoritmo legal.

El problemas esta dado porque si no voy en auxilio de los vulnerables el derecho alimentario se ve amenazado y en riesgos de que puedan morir de hambre.

La regla mundial frente a esta pandemia del coronavirus es no juntar gentes y evitar aglomeración de personas. Toda vez, que ello conlleva a un posible contagio a su salud y por ende a una posible afectación a la vida, más bien a una posible muerte por efecto del contagio.

La ponderación, juicio razonable o juicio de proporcionalidad apunta a que se debe proteger el derecho alimentario por parte del gobierno, pero habrá que buscar otro mecanismo que no sea la de repartir de forma aglomerados o juntos.

Aglomeración implica posibles contagios y expansión de la pandemia. La multitud va contra las reglas de la Organización Mundial de la Salud.

No es que no se lleve alimentos ni se aprese, es que debe hacerse evitando multitud de gentes.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *