Deportes

Exjugador de Grandes Ligas Mariano Rivera define al CAID como un espacio de amor

El histórico jugador de Grandes Ligas y miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, el panameño Mariano Rivera, visitó este miércoles el Centro de Atención Integral para la Discapacidad «CAID» Santo Domingo Oeste, al que definió como un espacio de amor.

Rivera fue recibido por el director del CAID, Moisés Taveras, y la supervisora de Servicios de Salud, Mayra Ramos, en compañía de niños, niñas y padres que reciben atenciones en el centro.

El CAID, también con recintos en Santiago y San Juan, es una de las principales iniciativas de la primera dama Cándida Montilla de Medina para atender a niños y niñas con condición de autismo, Síndrome de Down y parálisis cerebral.

“Estoy muy fascinado y muy contento, me voy a llevar en mente todo esto para hablar con las personas correspondientes en Panamá para también poder nosotros implementar un centro como este porque también tenemos este tipo de necesidades en nuestro país”.

El ex astro de los Yankees de New York, líder en juegos salvados, en su recorrido por las instalaciones del CAID se detenía sonriente a conversar con niños que portaban globos de colores y en forma de pelota de béisbol.

En los diferentes espacios de terapias que conoció observó manualidades realizadas por los usuarios del CAID, entre ellos dibujos de bates y pelotas de béisbol con los símbolos de los Yankees. Algunos de los niños vistieron camisetas y gorras con las iniciales del famoso equipo.

Rivera está en el país para agotar una agenda privada del New York Presbyterian Hospital. Como parte de esta agenda solicitó visitar dos centros especializados en atención a niños y uno de ellos fue el CAID.

Agradeció a todo el personal del CAID por el trabajo que realiza, los bendijo y les dijo que deben sentirse muy orgulloso por toda esa labor.

Rivera, quien jugó 19 temporadas para los Yankees de New York, fue escogido en enero pasado a unanimidad para el Salón de la Fama Cooperstown, algo sin precedentes.

Durante el recorrido expresó que lo que más le llamó la atención del CAID es el amor, la pasión y la paciencia que tienen para atender a los niños.

“El amor ese es el motor para todo lo que hagamos, necesitamos amor para hacerlo todo. La forma en que he visto que trabajan con estos niños es impresionante”, manifestó.

Tras llegar a la capilla del CAID y Taveras explicarle la iniciativa de la primera dama de crear ese espacio de fe para todos los familiares que llegan a la institución, Rivera respondió: “muy bien pensado, muy bien pensado”.

Felicitó a la primera dama Montilla de Medina por tomar en cuenta un centro como este donde tantos niños y niñas son beneficiados.

Agregó que la sonrisa y el saludo de los niños es algo que para él no tiene precio y que con este movimiento al salón de la fama aprovechará para construir un centro comunitario donde jóvenes vayan a compartir, aprender y formarse física y espiritualmente.

“Estoy muy agradecido de lo que la República Dominicana me permitió ver, observar y aprender y voy a promover este centro no solo en Panamá, sino en todo lugar donde vaya porque hay necesidades, los niños lo necesitan y aquí tenemos algo que si se puede”.

Se refirió a los trabajos que desarrolla la fundación que lleva su nombre, un interés de su familia y la iglesia a la que pertenece.

Esta entidad discreta, característico de Rivera, apoya a centros de computadora en zonas de bajos recursos de su natal Panamá. También realiza aportes para remodelaciones de iglesias, creó un centro comunitario en Nueva Rochelle y Nueva York y ayuda a personas necesitadas.

Los niños Judith Alcántara, Josué Manuel Ramírez, Diego Gael Pérez, Reynaldo de los Santos, Isabella Guisarre, Giancarlo Dotel, Fernando Jiménez e Iván Quiñonez, recibieron al estelar pelotero con un pictograma elaborado por terapeutas del centro que les ofrecía informaciones sobre la visita.

Rivera firmó una pelota de béisbol para el presidente Danilo Medina y un libro, también con su firma, para la primera dama.

Previo al recorrido el famoso ex jugador participó en la proyección de un audiovisual con las explicaciones del funcionamiento del CAID.

Los niños, padres y terapeutas aprovecharon la visita del ex jugador de los Yankees de New York para hacerse fotografías, pedir autógrafos y firmas de pelotas.

Diego Pérez, de cinco años, con Síndrome de Down, fue el primer agraciado con su firma en una pelota de béisbol mientras Rivera recorría el CAID.

Una pelota de béisbol confeccionada por los niños en cartulina, colgada como decoración para el recibimiento, fue firmada por Rivera con la inscripción “Dios les Bendiga”.

A su despedida del centro, el estelar ex jugador de Grandes Ligas recibió como obsequio un cuadro con el logo de los Yankees de New York pintado por niños del CAID.

Fuente: Diario Libre

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *