Ciencia y Tecnología

Equinoccio de septiembre, ¿por qué fue el día 23 y no el 22?

Este lunes 23 de septiembre el Sol cruzó de norte a sur el ecuador celeste, la imaginaria línea que cruza el cielo sobre el ecuador de nuestro planeta, exactamente a las 3:50 de la madrugada, hora de la República Dominicana, y marcó de esta manera el comienzo oficial del equinoccio de septiembre, conocido en el hemisferio norte como equinoccio de otoño y de primavera en el hemisferio sur.

Durante los equinoccios, que se producen dos veces por año, uno en marzo y otro en septiembre, el día y la noche tienen casi la misma duración. En la República Dominicana, desde el día 23 de septiembre, la luz solar nos acompaña durante 12 horas y 6 minutos, aunque para finales de mes su duración es de 11 horas y 59 minutos.

Pero, ¿por qué se produjo un 23 de septiembre o no un 22, como hace dos años? Las variaciones en las fechas de los equinoccios se producen por la diferencia entre el año del calendario gregoriano, que contempla 365 o 366 días, y la traslación de la Tierra, es decir, el tiempo que toma en completar su órbita alrededor del Sol en un período de 365 días y 6 horas, aproximadamente. Debido a lo anterior, el equinoccio de septiembre ocurre alrededor seis horas más tarde cada año, por lo que finalmente la fecha termina movida por un día.
Por lo general, el equinoccio de septiembre ocurre el 22 o 23 de septiembre, aunque puede producirse (con mucho menos frecuencia) tan temprano con el 21 o tan tarde como el 24.

Desde hace varios miles de años no sucede un equinoccio el 21 de septiembre. No obstante, sucederá en dos ocasiones durante este siglo, una en 2092 y otra en 2096. La última vez que el equinoccio se produjo un 24 de septiembre fue en 1931, mientras que el siguiente sucederá en 2303. EFE

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *