Opinión

El espejo roto de Guatemala

Por Nelson Encarnación

Santo Domingo, R.D.- Unos supuestos demócratas que militan en organizaciones de la llamada sociedad civil se han dedicado durante algunos años a tratar de deteriorar el sistema de partidos de nuestro país, bajo el predicamento de que fomentan el clientelismo y el parasitismo más abyecto que se manifiesta en una sangría sin fin de los recursos públicos.

Quienes siembra esa sistemática matriz de opinión contraria al sistema partidario pierden de vista de que una democracia sin partidos no es tal, pues los primeros son el sustento de la segunda.

Relacionados

Por fortuna, la mayoría de la población dominicana ha desoído ese predicamento y en las sucesivas elecciones ha preferido participar masivamente y fortalecer con su voto el sistema que ha funcionado desde la muerte de Trujillo y su tiranía hace 62 años.

Es así como principalmente dos partidos o bloques de partidos—en ocasiones tres—logran concitar el voto de más del noventa por ciento de los electores, consolidando así un ecosistema que fortalece la democracia.

El 25 de junio recién pasado se celebraron elecciones en Guatemala, donde no emergió un ganador en primera vuelta, lo que obligará a un balotaje el 20 de agosto.

Lo resaltante de esa jornada es que las dos candidaturas con derecho al balotaje—Sandra Torres, 15% y Bernardo Arévalo, 12%—no llegan ni siquiera al 30% de los votos válidos, lo que revela una enorme fragilidad del sistema de partidos en ese país.

Es bueno resaltar que donde los partidos sean tan frágiles o existan solo de manera episódica para participar en unas elecciones, se está en presencia de un país donde cualquier cosa puede suceder en términos de afectar la gobernabilidad.

En ese sentido, nos situamos, por ejemplo, en el caso del Perú, donde si el presidente Pedro Castillo hubiese contado con una organización política de las dimensiones del PLD o el PRM, de seguro que la derecha peruana lo habría pensado varias veces antes de emprender su plan conspirativo desde el primer mes de asumir el Gobierno, y el desenlace no habría su derrocamiento.

De modo que, en la República Dominicana la tarea debe ser procurar que los partidos sean cada día más democráticos, trasparentes e incluyentes, lograr fortalecerlos y no empujar para debilitarlos.

Relacionados

Botón volver arriba