Actualidad

Ejercicios de Kegel para hombres

Una rutina de ejercicios de Kegel para hombres es muy efectiva para tratar problemas sexuales como la eyaculación precoz y mejorar la salud sexual en general. Además, también aporta beneficios para la salud del aparato urinario al fortalecer los músculos pélvicos y la próstata.

Este tipo de ejercicios son cada vez más utilizados tanto en hombres como mujeres, y su principal función es la de ejercitar el músculo pubocoxígeo, ubicado en el suelo de la pelvis. Es al fortalecer este músculo que se consiguen todos los beneficios de esta práctica y los resultados son más que evidentes.

Beneficios de los ejercicios de Kegel para la salud sexual

  • Erecciones más fuertes y duraderas
  • Control de la eyaculación precoz
  • Orgasmos más intensos
  • Mejora del flujo sanguíneo del pene
  • Posibilidad de ser un hombre multiorgásmico
  • Fortalecer los músculos del aparto genital

Beneficios de los ejercicios de Kegel para la salud del aparato urinario

  • Previene la incontinencia urinaria
  • Mayor capacidad de aguantar la orina
  • Mayor control de los esfínteres
  • Mejora la salud de la próstata
  • Previene los prolapsos genitales
  • Ayuda a recuperarse de una cirugía en el aparato genital

Cómo empezar a hacer los ejercicios de Kegel para hombres

Estos ejercicios fueron creados por el doctor Arnold Kegel y se centran principalmente en la contracción y disensión voluntaria del músculo pubocoxígeo. Por lo tanto, para empezar a hacer los ejercicios de Kegel debemos saber dónde se encuentra el suelo de la pelvis, zona en la que está ubicado. Dicho músculo es de forma alargada y atraviesa toda la zona púbica, desde el coxis hasta el hueso púbico, formando el suelo pélvico. Sus principales funciones son: aguantar las vísceras pélvicas, contener la orina y heces, e intervenir en las funciones reproductivas y sexuales.

Ahora que tenemos claro qué es el suelo pélvico y para qué sirve, vamos a explicar paso a paso cómo encontrar el músculo pubocoxígeo para poder ejercitarlo y realizar los ejercicios de Kegel.

Cómo encontrar el músculo pubocoxígeo (primeros pasos)

Detén el flujo urinario. Ves al baño a orinar y una vez salga orina, trata de detenerla sin utilizar las manos. Cuando hagas esto te darás cuenta que automáticamente estás utilizando los músculos pélvicos, en concreto, el músculo pubocoxígeo.

Incrementa la erección. Trata de ejercer la misma presión que en el caso anterior, pero esta vez mientras tienes una erección. Si lo haces correctamente el pene se endurece durante unos segundos, se tensa, y se mueve sin tocarlo mediante las contracciones musculares.

Una vez localizado el suelo pélvico, podemos empezar a realizar varias repeticiones sin forzar en ningún momento los músculos. Aprovecha cada vez que vayas a orinar para cortar el flujo durante unos segundos y, en cada ocasión, realiza una repetición más y aumenta la duración de las contracciones unos segundos.

Cómo hacer los ejercicios de Kegel para hombres paso a paso

Los ejercicios de Kegel se basan en tres acciones principalmente: contracción, mantenimiento de la contracción y relajación. Por lo tanto, los ejercicios se basarán en realizar, controlar y fortalecer estos pasos en cada sesión con el fin de conseguir todos sus beneficios.

Siéntate en el borde tu cama o en una silla y separa las piernas ligeramente, reposando tus manos en las rodillas.

Inclina el tren superior hacia adelante manteniendo la espalda recta.

Ahora es cuando debes contraer el suelo pélvico con la mayor intensidad que puedas, sin llegar a sentir dolor.
Mantén la contracción unos segundos.

Relaja los músculos.

Fácil, ¿verdad? Pues llegados a este punto ya puedes decir que has realizado el primer ejercicio de Kegel.

Kegel Inverso

Para complementar el ejercicio anterior debemos realizar el conocido como Kegel inverso. Mediante este ejercicio conseguimos aprender a relajar el músculo pubocoxígeo, parte fundamental para controlar todas las partes de los ejercicios de Kegel.

Siéntate igual que en el ejercicio anterior, con las piernas separadas y las manos sobre las rodillas.
Contrae el suelo pélvico y, a continuación, detén la contracción.

Es ahora cuando deben intentar relajar al máximo el músculo pubocoxígeo, es decir, todo lo contrario a lo que hacíamos en el ejercicio anterior. Para que te hagas una idea, se trata de realizar el mismo esfuerzo que cuando queremos defecar. En vez de contraer hacia dentro los músculos lo que hacemos es presionarlos hacia fuera como si quisiéramos expulsar algo de nuestro cuerpo.

La intensidad de la contracción y el tiempo son los dos indicares claves para saber cuán fortalecidos tienes el suelo pélvico.

Ejercicios para mejorar nuestras relaciones sexuales

Ahora que ya sabes cómo realizar los ejercicios de kegel para hombres, vamos a explicarte algunas técnicas que tienen el objetivo de mejorar las relaciones sexuales, por un lado controlando la eyaculación precoz, y por otro mejorando los orgamos.

Ejercicio para controlar la eyaculación precoz

Este ejercicio debe realizarse en el momento en el sientes que estás cerca de la eyaculación durante las relaciones sexuales. Cuando esto suceda, detén cualquier estimulación de tu pene y realiza una contracción del músculo pubocoxígeo seguida de la relajación del músculo, tal y como te hemos explicado anteriormente. El objetivo de este ejercicio es controlar la eyaculación y tratar de durar más durante las relaciones sexuales.

Ejercicio para tener orgasmos más intensos

La técnica que explicamos a continuación es más compleja y requiere de el control absoluto de los ejercicio Kegel para hombres. Con ella es posible que un hombre sea multiorgásmico, ya que se evita la eyaculación. ¿Cómo? Retroeyaculando. Esta técnica consiste en contraer el suelo pélvico el momento antes a eyacular.

Debemos seguir estimulando el pene hasta alcanzar el orgasmo, sin embargo, no debemos dejar de contraer los músculos pélvicos en todo momento, incluso cuando alcanzamos el orgasmo. De esta forma sentiremos un intenso orgasmo pero no se producirá una eyaculación tal y como suele suceder, o saldrán unas pocas gotas. Esto sucede porque bloqueamos la evacuación del semen mediante la contracción de los músculos, y este queda depositado en la vejiga. Posteriormente será expulsado junto a la orina.

Consejos a la hora de realizar los ejercicios de Kegel

No te fuerces durante la ejecución de los ejercicios. Debes sentirte cómodo y no debes sentir dolor en ningún momento.

Es más importante la calidad de las contracciones y la relajación que la cantidad. Por ello céntrate en realizar correctamente los ejercicios de Kegel.

Realiza los ejercicios habitualmente. Recuerda que si estás empezando puedes probarlo al orinas o mediante las erecciones.

Detén la ejecución de las contracciones si sientes fatiga muscular. Es una evidencia de que tus músculos no están lo suficientemente preparados y tienes que ir más despacio.

Recuerda aumentar la intensidad de las contracciones y la duración de las mismas para ir mejorando y fortaleciendo los músculos. Es como ir al gimnasio, si no añades más peso no aumentarás la musculatura.

Contraindicaciones de los ejercicios de Kegel para hombres

Un excesivo esfuerzo del suelo pélvico puede debilitar el músculo y ser contraproducente para tratar la incontinencia urinaria u otras afecciones.

Existe el riesgo de involucrar en el ejercicio músculos que no mejoran nuestro suelo pélvico, como muslos, espalda baja o abdominales.

Fuente: Uncomo

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *