Opinión

Efectos corrosivos de la incertidumbre política

Por: César Pérez

Uno de los elementos más salientes de la presente coyuntura política dominicana es la incertidumbre que, con sus gradaciones, parece haberse aposentado en todas las colectividades políticas del país. El PLD vive el momento más tenso e incierto de la crisis en que ha estado inmerso en los últimos años, y tal parece que caería en otro trance de incertidumbre, cualquiera que sea su desenlace de ese momento de crisis. Esa circunstancia determina en el espectro opositor una sensación de esperanza/alivio de que finalmente se está ante el final de los gobiernos del referido partido. Pero, esa sensación es vivida también con cierta incertidumbre.

En coyunturas como la presente, donde la fuerza que detenta el poder vive una situación de casi imposible forma de mantenerlo, en las fuerzas que se le oponen se crea una situación de entusiasmo/subjetividad que provoca una certidumbre sobre qué hacer y cómo posicionarse para dar el asalto definitivo al poder. Sin embargo, ese no parece ser el caso de nuestra oposición, en diversos franjas de esta, se manifiestan actitudes y posiciones definitivamente erróneas, que evidencian falta de claridad sobre el momento que vive el país y que no se corresponden con los acontecimientos político/sociales que como sociedad hemos vivido en los últimos años. Pienso en las en las enormes expresiones de repulsa al presente gobierno de corrupción e impunidad como fueron las marchas de Marcha Verde.

Es inconcebible que, luego que se derrotara el proyecto reeleccionista de Danilo, todavía algunos sectores opositores hablen de reformar la Constitución para rehabilitarlo en el 24 y que todavía se hable de la barbaridad de unificar las elecciones municipales con las presidenciales. La separación de estas dos elecciones es práctica normal y deseada en todos los países mínimamente democráticos. Sólo la politiquería, el oportunismo y/o la ignorancia justifican que nos mantengamos al margen de práctica que son frutos del avance de los procesos de descentralización del Estado y de la representación y participación política y ciudadana en las diversas instancias del poder.

Igualmente, resulta una muestra de atavismo político que, en este momento de imprescindibles acciones comunes de la oposición en términos de acuerdos políticos de profundo calado, muchos partidos y/o movimientos centren todas sus energías en una frenética carrera de negociaciones de candidaturas a todas las bandas posibles, para establecer alianzas para llevar candidatos que además de oponerse a otros de igual valía, tienen escasísimas posibilidades de triunfo. Otros se aprestan a repetir experiencias poco exitosas. Puede que razones no les falten para tales posiciones, pero en política, en coyunturas como la presente lo que importa es el resultado, lo que la mayoría quiere: impedir el continuismo peledeísta.

Una crisis de certidumbre, como la que vive la sociedad dominicana, que se expresa en la pérdida de confianza de la gente sobre qué será su futuro, sobre todo de los jóvenes, de desconfianza en la política y en los políticos e incluso, en las relaciones interpersonales, sólo la puede superar un liderazgo político/social que a lo interno de los partidos y en las colectividades donde participa, se despoje del miedo de enfrentar frontalmente las personas o posiciones, que con sus actitudes fomentan la confusión/incertidumbre que impiden un esfuerzo colectivo orientado hacia un objetivo común: cerrarle el paso al continuismo. En esta coyuntura el individualismo y el oportunismo no tienen cabida, sólo la unidad de propósito es ética y políticamente válido.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *