Internacionales

Edificio de Sao Paulo ocupado por sin techo colapsa tras incendio y deja un muerto

Un edificio de 24 pisos ocupado por personas sin techo colapsó la mañana de este martes en el centro de Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil, luego de que un incendio consumiera rápidamente su estructura, dejando al menos un muerto.

Algunos de quienes lograron escapar relataron que despertaron en la noche rodeados de llamas, pero pudieron salir con sus hijos antes de que la torre se transformara en un esqueleto.

Mientras se siguen investigando las causas del fuego, el departamento de bomberos de Sao Paulo confirmó un muerto hasta el momento.

El joven, de unos 30 años e identificado como Ricardo por la prensa, falleció cuando estaba siendo rescatado con una cuerda por un bombero, que trataba de jalarlo por la ventana desde un edificio contiguo, justo en el momento en el que el edificio colapsó. La trágica escena fue grabada por las cámaras de TV Globo.

“El mayor problema fue que, en el momento en que estábamos terminando ese rescate, el edificio se vino abajo y desgraciadamente cayeron unos 6 o 7 pisos encima de él, tensionando la cuerda, que no aguantó el peso. Faltaban apenas 30 o 40 segundos para que finalizáramos el proceso”, lamentó el sargento Diego, el bombero que estaba realizando el rescate.

Según varios testimonios, el joven ya había salido del edificio en llamas pero decidió volver para ayudar a rescatar a las familias de los pisos superiores.

Más temprano, el comandante de los bomberos Ricardo Peixoto dijo a la AFP que podría haber unas tres personas desaparecidas, entre ellas Ricardo.

“No sabemos cuantas personas había en el edificio, por lo que no sabemos si encontraremos más víctimas entre las ruinas”, dijo.

Hasta el momento, 250 personas que vivían en ese edificio se registraron en listados luego del siniestro, dijo José Roberto, oficial de seguridad de la ciudad. La mayoría fueron trasladados a albergues municipales.

El incendio comenzó durante la noche y se extendió rápidamente, convirtiendo al edificio, ubicado en el centro de Sao Paulo, en un infierno. Increíbles fotos difundidas en Twitter por el servicio de bomberos muestran las llamas devorando todos los costados de la torre, que luego colapsó.

Una iglesia luterana vecina sufrió daños en buena parte de su estructura, quedando casi solo en pie el altar y la torre.

“Recibimos un llamado cerca de la 01H30 am (04H30 GMT), vinimos en seguida y pocos minutos después cinco pisos del edificio estaban en llamas”, dijo Peixoto. “Quince o 20 minutos más tarde el edificio cayó”.

Un total de 57 vehículos y 160 bomberos fueron destinados al lugar del incidente.

Escape frenético
Sao Paulo es la capital financiera de Brasil y la ciudad más poblada de Sudamérica, pero sufre de una gran desigualdad económica.

Las familias pobres con frecuencia ocupan edificios abandonados o levantan carpas en terrenos baldíos, en ocasiones lindantes con barrios acomodados.

El presidente Michel Temer, cuyo nivel de aprobación no alcanza los dos dígitos, fue objeto de un recibimiento hostil cuando visitó brevemente el edificio, de propiedad federal y cedido actualmente a la alcaldía.

“¡Queremos viviendas!” coreaba la multitud.

Uno de los sobrevivientes, Henrique, de 26 años, dijo que logró escapar del tercer piso con su amiga y su perro.

“Salimos cuando el edificio ya estaba en llamas”, afirmó. “Luchamos tanto… y ahora perdimos todo”, se lamentó.

Otro hombre, José Antonio, describió el frenético escape desde el sexto piso, donde vivía con su esposa, tres niños y su cuñada.

“No sabía si mi hijo había llevado a mi hija menor”, relató Antonio, de 48 años, a la AFP. “Todavía había tiempo para volver, entonces volví, miré alrededor, enrollé el colchón. No había tiempo para llevar más nada… no veía a nadie ya en casa y bajé detrás de ellos gritando sus nombres para saber si habían bajado”.

El gobernador del estado de Sao Paulo, Marcio Franca, dijo que era “una tragedia anunciada”. “Es un edificio que no tenía las mínimas condiciones de habitabilidad. El Estado no debió haber permitido que estuviera ocupado”, manifestó.

“Desde el punto de vista de la seguridad, el edificio era una bomba de tiempo”, concordó Peixoto.

“No había seguridad, la instalación eléctrica no era adecuada, no había escalera de emergencia, la basura se amontonaba, había todo lo necesario para que se desatara un enorme incendio”, lamentó el bombero.

El alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, aseguró en rueda de prensa que hacía semanas que funcionarios municipales estaban tratando de convencer a los habitantes del edificio de abandonar el lugar por sus pésimas condiciones de habitabilidad, pero las familias se negaron.

En los 80, el edificio llegó a ser la sede de la Policía Federal en la ciudad y su decadencia empezó a partir del 2001, según el diario Folha de S. Paulo. AFP

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba