Sociedad

Dos estudiantes estafan a Apple con teléfonos falsos por casi un millón de dólares

Bajo el supuesto plan, un colaborador en China enviaba regularmente paquetes de 20 a 30 iPhones falsos a Yangyang Zhou y Quan Jiang, quienes estaban en los Estados Unidos con visas de estudiante, según reportó el medio The Oregonian, de la ciudad de Oregon.

El dúo luego enviaba esas imitaciones con solicitudes de reparación a Apple. Si la compañía determinaba que un dispositivo falso era elegible para la garantía, lo reparaba o, más a menudo, lo reemplazaba con un modelo genuino, generalmente un teléfono nuevo, que los estudiantes entonces mandaban a China para revender con el fin de obtener una ganancia.

La estafa fue reportada por primera vez por el medio estadounidense, y se describe en detalle en una queja criminal presentada el mes pasado por fiscales federales.

Los agentes federales recibieron información sobre la estafa en abril de 2017 cuando abrieron cinco paquetes sospechosos en ruta desde Hong Kong que contenían teléfonos con marcas posiblemente falsificadas.

En sus intercambios con Apple, el dúo usó su propia información de contacto, así como las direcciones de amigos en los estados cercanos, alegando que los teléfonos no se encendían. El nombre de Jiang está asociado con 3,069 solicitudes de reparación, según los fiscales. Apple estima que completó 1,493 de ellos, lo que representa una pérdida de US$ 895,800. Rechazó los otros, como suele hacer con los dispositivos que se encuentran falsificados o manipulados, dijo un portavoz al Oregonian.

Los fiscales federales han acusado a Jiang de tráfico de productos falsificados y fraude electrónico; Zhou está acusado de presentar información falsa sobre la documentación de exportación. Zhou y Jiang afirman en documentos judiciales que no sabían que los iPhones eran falsificados.

En los últimos años, los iPhones falsificados se han acercado mucho más a los originales. Aparentemente, son tan buenas copias que incluso engañan a los técnicos de la compañía.

En los Estados Unidos, los estafadores le costaron un estimado de US$ 17,000 millones en el 2017, según una medición de la Federación Nacional de Minoristas (NRF por sus siglas en inglés). Muchos de ellos se aprovecharon de las generosas garantías y políticas de retorno de las empresas. Amazon en particular ha estado en el centro de muchas de estos esquemas creativos de estafa. Durante años, Apple ha ido lentamente modificando sus políticas de reparación para frustrar a los defraudadores. Aunque algunos estados tienen regulaciones que prohíben el robo organizado de tiendas minoristas, no existe una ley federal que ayude a combatirlo. A medida que las empresas intentan que sus políticas de devolución sean a prueba de estafas, es posible que los consumidores regulares sean al final quienes sufran las consecuencias. AP

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *