Económicas

Desde enero, la tasa de devaluación del peso alcanza un 2.4%, según las ventas en ventanillas de la banca

La tasa de dólar se mueve en una pendiente empinada, ascendente y persistente que lo lleva en forma de inflación de precios a alejar los bienes y servicios que consumen los hogares dominicanos y elevar costos en las empresas.

Al 30 de marzo del presente año, la tasa de venta del dólar por ventanillas que realizan las entidades financieras era de un poco más de 54.20 pesos. A esa fecha, y con relación al principio del año, esa venta por ventanilla registra una tasa de devaluación acumulada del peso de 2.4%.

Desde junio del 2019, el país ha estado bajo choque externo. Primero, por la campaña contra la reputación del sector turístico del país desatada por medios estadounidense, lo que redujo la llegada de turistas no residentes al país en 4.6%.

Pero este 2020, cuando se esperaba una recuperación del sector como resultado de las medidas del Gobierno en cuanto a la seguridad de los turistas, y en defensa de la reputación del país, llega inesperadamente la calamidad global de la pandemia del coronavirus, empujando a la economía mundial hacia el abismo de “una recesión tan aguda como durante la crisis financiera mundial o peor”, tal como la describe Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

En ese contexto, el Banco Central de la República Dominicana ha estado enfrentado la depreciación no programada de la moneda dominicana mediante inyecciones de divisas al mercado, además de otras medidas, como la reducción de su tasa de política monetaria en un punto porcentual, al bajarla desde 4.50% a 3.50%.

Se supone que estas medidas conllevan indirectamente al abaratamiento del crédito bancario, a influir positivamente en la actividad económica, y en la producción y el empleo. Pero las condiciones existentes son inéditas, por lo menos en 100 años o más, y las recetas nacionales escasean.

El 3 de marzo el Banco Central Informó que desde inicios del 2020 ha desplegado una estrategia de intervenciones cambiarias a través de su Plataforma Electrónica de Negociación de Divisas, inyectando al sistema más de US$700 millones en lo que va de año.

Y más recientemente, el 23 de marzo emitió un comunicado de prensa en el que declara que su objetivo “es claramente mantener niveles adecuados de liquidez en moneda extranjera”, con el propósito de garantizar la certidumbre a los agentes económicos y del público en general. Y en el mismo comunicado informa que al cierre de 2019 logró acumular reservas internacionales “en niveles óptimos históricos”, lo cual le ha permitido “participar activamente en el mercado cambiario desde inicios del presente año”, inyectando divisas mediante las instituciones de intermediación financiera que en términos brutos superan los US$1,058 millones.

Pero, aunque no se observa cambios bruscos en la tasa de cambio, si es visible un deslizamiento sostenido hacia la devaluación del peso dominicano.Según las estadísticas publicadas por el Banco Central, esta entidad monetaria mantiene reservas netas internacionales que al 26 de marzo asciende a 9,359.1 millones de dólares. Exceptuando el mes de febrero de 2020, es el monto en términos absoluto más elevado registrado en las publicaciones del Banco Central.

Comparado con el promedio mensual simple de las importaciones totales durante el 2019, ascendente a US$1690.67 millones, el monto acumulado en febrero de este año representa un poco más de 5.5 meses de ese promedio.

LA VISIÓN DE UN EXPERTO

Pero con la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVI-19, y su impacto en el mundo entero, se espera que las remesas de los dominicanos se reducirán, afirma el economista Apolinar Veloz.

Desde Estados Unidos, estas remesas son enviadas a por aproximadamente 4.5 millones de trabajadores, entre los que se incluyen los hispanos, y por tanto los dominicanos. Y Veloz destaca que esas remesas generan más dólares en términos netos que el turismo y las zonas francas.

“Por tanto, el flujo de divisas se reducirá y cabría esperar que el endeudamiento del Banco Central de la República Dominicana aumentará para tratar de mantener la estabilidad del tipo de cambio”, afirma.Apolinar Veloz fue gerente general y técnico del Banco Central entre 2003-2004.

Antes, entre el 2001-2002 fue viceministro del Ministerio de Finanzas (hoy Ministerio de Hacienda)También se desempeñó como asesor-asistente técnico en la División de la Gerencia Financiera Pública del Departamento de Asuntos Públicos en la sede en Washington del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El economista reconoce que el Banco Central ha sido consistente en mantener sus intervenciones en el mercado cambiario, “logrando reducir la volatilidad del tipo de cambio” por debajo de la existente durante las crisis bancarias. Pero a un gran costo que algún día el país deberá pagar.

Ese costo lo describe Veloz: Las divisas necesarias que usa el BCRD para defender el tipo de cambio, entre 2005- al 26 de marzo de 2020 sumaron US$16,901.35 millones de las reservas internacionales. “De manera que, si bien el BCRD redujo la volatilidad del tipo de cambio, no menos cierto es que se ha logrado a un costo enorme para la sociedad dominicana puesto que las reservas internacionales se adquieren por el incremento de la deuda del Banco Central”, explica Apolinar Veloz.

Según las estadísticas del Banco Central, al 26 de marzo pasado, ese endeudamiento asciende a RD$618,616.0 millones, lo que en dólares equivale a US$11,499.9 millones. Y con relación al producto bruto interno del 2019, equivale al 12.93%.

LA VENTANA DE LA RESERVA FEDERAL

Este martes la Agencia AFP reportó que la Reserva Federal de Estados Unidos (su banco central) permitirá que los bancos centrales extranjeros puedan tener fácil acceso fácil a los dólares «temporalmente, mediante el intercambio de sus bonos del Tesoro estadounidense por efectivo.

Reportó que esa iniciativa será gestionada por la Fed regional de Nueva York y que empezará el 6 de abril, y que busca facilitar las transacciones en el mercado de títulos estadounidenses. Explicó que se inscribe entre las múltiples intervenciones del banco central de Estados Unidos para garantizar acceso al crédito a las empresas y hogares golpeados por el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus.

Sobre esa iniciativa, Diario Libre les preguntó a las autoridades del Banco Central de la República Dominicana, sobre la posibilidad de aprovechar esa iniciativa. La entidad monetaria respondió que “se encuentra en comunicación estrecha con la Reserva Federal de los Estados Unidos para evaluar el mecanismo de reportos en dólares contra activos del Tesoro de los Estados Unidos anunciado hoy por esa entidad”.

Consideró que “en caso extremo de que se agudicen las condiciones financieras en los mercados internacionales y “de ser necesario”, esa facilidad permitiría disponer de un arsenal de contingencia más amplio para obtener liquidez en moneda extranjera y de esta manera continuar coadyuvando al buen desempeño del mercado cambiario dominicano.

Informaron que el Banco Central posee una cantidad importante de bonos del Tesoro dentro del portafolio de reservas internacionales, al entenderse que, tanto en momentos normales como de volatilidad en los mercados, “los mismos son activos seguros de inversión y altamente apetecibles por los inversionistas internacionales, lo cual permite garantizar la seguridad y la liquidez de las reservas internacionales”.

Se informó que esa tenencia es en cumplimiento con lo dispuesto por la Ley Monetaria y Financiera No. 183-02. Además, recordaron que las reservas internacionales del Banco Central ascienden a la fecha (31 de marzo de 2020) a US$9,316.9 millones, lo que supera el 10% del PIB y que es equivalentes a 4.9 meses de importación.

Explicaron que “esa posición fortalecida de reservas internacionales” ha permitido al Banco Central facilitar liquidez en dólares al mercado de divisas dominicano, a con intervenciones directas a través de la Plataforma Cambiaria del Banco Central que superan los US$1,200 millones en lo que va de año

También, agregaron que esas intervenciones han permitido disponer de facilidades de liquidez en dólares por US$622.4 millones, de los cuales US$400.0 millones se otorgarán mediante Repos hasta 90 días.

Además, el monto restante de esas facilidades, ascendente a US$222.4 millones de liberación de recursos de encaje legal en moneda extranjera, para la canalización de nuevos préstamos a los sectores productivos, en especial al turismo y a las exportaciones.

Fuente: DL

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *