Reportaje

¿Cómo se evitan los tapones en el Gran Santo Domingo? Conoce la solución

La congestión vial del transporte urbano alcanza niveles insoportables para la capital dominicana. Trabajadores y estudiantes que transitan entre distintos puntos del Gran Santo Domingo pueden tardar más de una hora en llegar a su destino en trayectos en los que se tomaría 15 minutos recorrer en horas «ligeras».

Esto sucede por la demanda de los servicios de transporte de la masa laboral y estudiantil que se moviliza simultáneamente en las horas picos, que van entre las 7:15 y 9:00 de la mañana, de 12:00 a 2:00 de la tarde y de 5:00 a 7:30 de la noche.

Estadísticas de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), con datos correspondientes al 2017, arrojan luz sobre el tema; el parque vehicular del Gran Santo Domingo ocupa el 41% del territorio nacional, aproximadamente 1,679,900 unidades de un total de 4,097,338 registrados al 31 de diciembre del año pasado, y crece «en promedio» un 3 % anualmente desde el año 2009.

Dato sorprendente cuando se compara con Santiago de los Caballeros, segundo territorio con mayor parque vehicular del país, que moviliza el 8.5 % de las unidades, aproximadamente 348,200 vehículos. Entre Santiago de los Caballeros y el Gran Santo Domingo hay 1,331,700 vehículos de diferencia.

A esto se suman las imprudencias de algunos conductores de transporte público, que abordan y dejan pasajeros en cualquier punto, incluso al inicio de los elevados porque los usuarios “no quieren caminar mucho”, ya que se quedan en la intersección que pasa por encima de la edificación, pero el chofer tampoco quiere coger el tapón del semáforo.

También, es común la práctica de usar, o “hacer”, dos y hasta tres carriles para doblar a la izquierda y cortar, “a la mala”, el tránsito para entrar al carril o subir al elevado.

Todo esto, sin olvidar a los agentes de tránsito que muchas veces presencian, casi en sus narices, todo tipo de infracciones a la Ley de Tránsito (63-17), quienes al reclamo de los demás conductores, se encogen de hombros y preguntan, “¿Y qué hago, vale?”.

Muchos son los que han sugerido posibles soluciones al mal tráfico en la ciudad, como el caso del legislador José La Luz, quien propuso dividir la jornada laboral en dos turnos rotativos: el primero que se e inicie a las 7:00 de la mañana y culmine a las 2:00 de la tarde; y que la segunda se comience a las 2:00 de la tarde y concluya a las 9:00 de la noche.

Otra de las propuestas es la apuesta al transporte escolar obligatorio y eficiente en los colegios, así los estudiantes serían llevados a los centros en grandes cantidades para evitar largas filas de vehículos con madres y padres bajando a sus hijos uno por uno y llevándolos hasta la puerta.

En ocasiones se presencia como muchos esperan estar fuera del carro para despedirse de sus hijos, mientras otros tienen la costumbre de llevar las mochilas en el maletero del vehículo, acción que hace perder tiempo y aumenta la fila de vehículos.

Para el ingeniero Onésimo González, experto en tránsito y movilidad vial, la congestión vehicular en el Gran Santo Domingo se debe a que no existe un sistema integrado de transporte público, y entiende que, con determinación y coraje político, el problema del tránsito de Santo Domingo podría resolverse en el corto plazo, de tres a cinco años, “porque los mecanismos están”.

Entre Santiago de los Caballeros y el Gran Santo Domingo hay 1,331,700 vehículos de diferencia.

Mientras dichos mecanismos se ponen en práctica, los dominicanos se las ingenian para evitar los embotellamientos.

Diario Libre compiló mediante una encuesta en las redes sociales las maneras en que nuestros usuarios evitan los tapones que les hacen perder tiempo, dinero y la calma.
El Metro de Santo Domingo, con dos líneas operarias, libera espacio en la superficie; este servicio ferroviario funciona de 6:00 AM – 10:30 PM y transporta diariamente 290,000 usuarios en 35 trenes hacia 30 estaciones ubicadas en Santo Domingo Norte, Este y el Distrito Nacional.

Los encuestados afirmaron que el ahorro de tiempo y dinero es indiscutible por esta vía. Los trenes se desplazan a una velocidad aproximada de 70km/h en un espacio solo para ellos y los usuarios ahorran por viaje entre RD$5-30 en comparación a cuando usan una ruta alterna.

Sin embargo, lamentan que salir y entrar en horas pico es un tarea sumamente difícil, debido al cúmulo de personas esperando en la galería para entrar o salir de tren. También, hubo quejas sobre las escaleras y ascensores que, en ocasiones, no se encuentran en funcionamiento.
La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) ha suspendido en repetidas ocasiones de manera temporal las operaciones del sistema cuando llueve muy fuerte.

Al Metro se le suma el Teleférico de Santo Domingo, que cuenta con cuatro estaciones ubicadas en un trayecto de cinco kilómetros. Estas estaciones son Gualey, Los Tres Brazos, Sabana Perdida y Charles de Gaulle, conectando residentes de 30 barrios de Santo Domingo Norte y Este, a los que se les dificultaba llegar al polígono central de la ciudad.

Está diseñado para transportar 6,000 pasajeros por hora y se une con la línea 2 del Metro de Santo Domingo en la Estación Eduardo Brito.

¿El problema? La lluvia. La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) ha suspendido en repetidas ocasiones de manera temporal las operaciones del sistema cuando llueve muy fuerte.

A pesar de las faltas, son vías eficaces que garantizan la puntualidad en la entrada del puesto de trabajo, además de ser dos de los medios de transporte más seguros del país.

Vehículo compartido

En el país el vehículo compartido es algo que se da más dentro del núcleo familiar o de la vecindad; si el trabajo de tu vecino queda en tu ruta, pues hacen un acuerdo para que lo lleves y le “ayudas” con el combustible. Con esta práctica se ahorra tiempo, dinero, y suman risas y comodidad.

Algo curioso es que esta práctica se ha monetizado a gran escala mediante aplicaciones para teléfonos inteligentes en varios países de Suramérica y Estados Unidos y se conoce como “carpooling”.

Conductores y pasajeros publican los trayectos que necesitan recorrer, con fechas y horarios. Cuando hay una coincidencia, el sistema les permite ponerse en contacto, acordar la división de costos y empezar a viajar juntos.

Esto resultaría un poco dudoso en el país a causa de los altos niveles de delincuencia que se registran.

Rutas alternas

Aunque muchos no los tengamos en el mejor lugar del corazón, los sabios en rutas alternas resultan ser los taxistas por su amplio conocimiento en atajos.

Uno de nuestros usuarios afirmó que el atajo actual que usa para llegar a su trabajo lo aprendió de un taxista un día que se averió su carro y tuvo que usar este servicio. Sin embargo, recomienda cambiar de ruta cada cierto tiempo porque “muy seguro no eres el único que la descubrió”.

Aplicaciones sobre el estado del tráfico

Cada vez existen más aplicaciones sobre el estado del tráfico en tiempo real que permiten visualizar con más claridad rutas alternas. La favorita por antonomasia es Waze, disponible para Android, Apple y Windows, y es una mezcla entre navegador y red social.

Dentro de sus particularidades está advertir sobre tapones, sugerencia de rutas alternas, posibles peligros y accidentes en el trayecto, con la opción de subir fotografías. Este es uno de los mejores ejemplos de lo útil que puede ser la colaboración ciudadana.

Un día de diligencias

A veces, resulta imposible evitar los tapones, pero una usuaria nos sugiere asignar un día para los pagos y diligencias de la semana. Para esto se necesita una organización previa con todas las asignaciones y hoja de ruta.

Sabemos que puede que se presente cualquier imprevisto en medio de la semana, pero sí es una efectiva manera de ahorrar tiempo y dinero. De esa manera solo tienes que estresarte un día.

Bicicletas

En los último años el uso de bicicletas como medio de transporte se ha popularizado, a pesar de que el país no cuenta con una infraestructura vial amigable para su uso.

Dentro de los pregoneros de esta modalidad se encuentra el colectivo Santo Domingo en Bici, quienes invitan a salir del tapón moviéndose en una bicicleta. Afirman usar este medio de transporte alternativo a favor de una movilidad saludable, ecológica y económica.

Esto porque el andar en bicicleta permite un desplazamiento rápido en distancias moderadas, especialmente en zonas de alto tráfico, se obtiene con una inversión asequible, y lo mejor es que se trata de un transporte funcional que conlleva poco esfuerzo físico.

Caminar

Varios de los usuario que respondieron nuestra encuesta afirmaron que caminan para llegar a su trabajo o a las estaciones del Metro cuando se trata de distancias cortas, con el fin de evitar los embotellamientos, y agregan haber sentido mejoras en su salud debido a la actividad física.

Pero estas declaraciones fueron tildadas de irracionales por otros usuarios tratándose “del país en que vivimos” alegando una “terrible infraestructura vial para el peatón”, “sol infernal” y “contaminación atmosférica”.

Quizá, estos últimos hayan sido parte del estudio de la Universidad de Stanford publicado en la revista Nature que afirma que el dominicano no camina lo suficiente, ya que hen el país hay una actividad física promedio de 3,800 pasos por día, algo que se considera bajo en comparación con los 10,000 pasos que sugieren para estar en forma.

Salir mas temprano o más tarde

Otra usuaria afirma que sale de su casa a las 6:00 AM y llega a su trabajo en 15-20 minutos, y que a pesar de que su horario inicia a las 7:30 AM, evita el tráfico de las principales avenidas del país que debe recorrer para llegar a su lugar de trabajo “sin estrés”.

Y si ya te cogió lo tarde, pues resígnate a visitar un bar o lugar recreativo cerca del trabajo a esperar que pase el tráfico.

Fuente: Diario Libre

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *