Económicas

Cómo gana Dominicana en medio de un mundo convulso, según el Banco Central

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, con sus secuelas en el mercado de divisas, ponen en alerta a los países emergentes, “incluyendo a la República Dominicana”, afirma el Departamento Internacional del Banco Central.
En su más reciente artículo publicado en su Página Abierta, este 22 de agosto, el Banco Central, a través de su Departamento Internacional, analiza los potenciales efectos con los que la guerra comercial y de divisas puede perjudicar o beneficiar a la República Dominicana y a los mercados emergentes, grupo al que pertenece.

El primer efecto ya se observa en las proyecciones de crecimiento de la economía global, que en julio pasado se recortó en 0.30%, desde su proyección de crecimiento en enero, que era 3.5%.
Además de la economía real, “los efectos de este conflicto también se han reflejado en los mercados financieros y cambiarios”, según el artículo.

Estos nuevos riesgos “han provocado la búsqueda de refugios seguros de inversión”, como son el oro y los bonos de Tesoro de los Estados Unidos, que “han influido en la caída significativa” de los rendimientos de los principales mercados de deuda y en un aplanamiento en las curvas de rendimiento.

El Departamento Internacional del Banco Central no especifica las consecuencias que para los títulos de deudas soberanas dominicanos representa el que los bonos del Tesoro de los Estados Unidos sean vistos como “refugios seguros”, en un mundo dominado por la incertidumbre.

En su artículo afirma que en los mercados cambiarios, la moneda china, el yuan, presenta una tendencia gradual de depreciación. En los primeros días de agosto, su caída fue de 2.7%.

¿Cómo les afecta a República Dominicana y a otras economías emergentes?

El Banco Central explica que en el corto plazo, la depreciación del yuan le brinda una ventaja competitiva a las exportaciones chinas con respecto a los bienes y servicios de los otros países emergentes.

Esta ventaja competitiva permite que los bienes chinos se abaraten, mientras que los de los mercados emergentes, como República Dominicana, se encarezcan en términos relativo, lo que dificulta su salida hacia los mercados internacionales.

“Esto se magnifica si tomamos en cuenta que China es el mayor exportador mundial”, puntualiza.

Página Abierta es definida por la institución monetaria como “un foro de artículos de opinión de los técnicos del Banco Central de la República Dominicana”. Pero su más reciente artículo, titulado “Guerra comercial y de monedas, sus potenciales efectos en las economías emergentes”, es firmado por su Departamento Internacional, no por uno de sus técnicos.

Según el artículo, algunos sectores económicos de República Dominicana, como las zonas francas, que “tienen un acceso envidiable al mercado de Estados Unidos” por las facilidades que brinda el acuerdo comercial con Estados Unidos (DR-CAFTA) permiten “un mejor manejo de los riesgos que presenta la devaluación del yuan”.

Destaca, además, que China no es un competidor directo en otros productos y servicios que exporta la República Dominicana, como son el turismo, el cacao, el banano orgánico.

Concluye que el “abaratamiento de las importaciones de productos e insumos chinos, luego de la depreciación del yuan, puede incidir en acelerar la actividad comercial y manufacturera local”.

Para sustentar esta afirmación, sostiene que “por el hecho de contar con un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos”, la República Dominicana “se podría convertir en un punto atractivo” para empresas chinas y estadounidenses.

El imán, que atraería a esas empresas de esos dos países en conflictos, sería una combinación de factores como mano de obra competitiva (o barata) con experiencia en manufactura, y dentro de un ambiente económico de estabilidad y seguridad jurídica, para exportar sus productos a Norteamérica.

En ese mundo de “incertidumbre”, el desafío de las economías emergentes como la dominicana sería “aprovechar los flujos de capitales de inversionistas que se tornan cada vez más selectivo”.

En las batallas a librarse en esas arenas, República Dominicana tiene la tarea de destacarse en el combate por los mercados. Y tiene como munición, “la fortaleza de sus fundamentos macroeconómicos”, “una historia consistente de credibilidad”, “desempeño del sector privado” con valiosas oportunidades de inversión.

Una biosfera con un clima de atributos económicos y “de estabilidad que sigue distinguiéndola como “una economía segura en un entorno internacional convulso”.

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *