Internacionales

Bolsonaro, la respuesta de Brasil a la corrupción y la inseguridad

El descontento de la población por los casos de corrupción y la falta de políticas efectivas que le garanticen la seguridad han motorizado la reciente victoria del electo presidente de Brasil Jair Bolsonaro, de ideología ultra derecha.

Sus discursos contra grupos minoritarios, las mujeres y favoritismo por regímenes dictatoriales no frenaron su impulso por conseguir la presidencia, con el 55% de los votos durante la segunda vuelta del domingo pasado, de un país sacudido por uno de los escándalo de corrupción internacional más grande de los últimos años, el conocido caso Odebrecht.

“El grueso de la generación actual del votantes creció con el auge de la izquierda y ha vivido los procesos de descrédito y no funcionamiento. En el caso de Brasil, la propuesta de seguridad interna es prioridad en los temas migratorios y otros temas de orden público como seguridad ciudadana e institucionalidad”, comenta el especialista en relaciones internacionales, Giovanni Báez que advierte también una crisis a nivel partidista en ese país.

Pero el descontento y deseos de cambios que algunos analistas ven en la población votante no son exclusivo de Brasil y ganan terreno en toda América.

Báez entiende que las economías de los gobiernos liberales han traído una crisis de identidad de valores y sectorización económica que margina a los sectores tradicionales como el agrícola e industrial. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, igual que Bolsonaro, han sabido utilizar en términos políticos esa crisis de valores, insiste.

La politóloga Rosario Espinal ahonda más en el hecho de que las expectativas de vida de la población no se corresponde con su vida real, lo que mantiene una sensación de privación económica y de falta de seguridad que los lleva a desear un cambio.

“Donde había gobiernos de tendencia de izquierda se ha producido un giro a la derecha. Pero en México, se ha producido un giro hacia la izquierda, con la elección de Andrés Manuel López Obrador”, señala.

El experto en política internacional y docente, Iván Gatón, ve en América Latina “un tinte gatopardiano: cambiarlo todo para que nada cambie».

“No ha sido la falta de recursos, gobiernos militares, de derechas o de izquierdas, sino la ausencia de un compromiso con el mejor futuro de los individuos de parte de todas las élites políticas, económicas y militares de la región lo que, desgraciadamente, se ha evidenciado. Brasil, Argentina y Venezuela son casos que lo evidencian”, dice. EFE

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba