Nacionales

Barrick reitera que sus operaciones no contaminan

Barrick Pueblo Viejo insistió este miércoles en que sus operaciones de extracción de oro no están contaminando el medio ambiente, cómo denuncian algunos sectores.

Con fines de aclarar las versiones, la empresa organizó un recorrido por la mina, ubicada en el municipio Cotuí, provincia Juan Sánchez Ramírez.

Al iniciar las explicaciones a la prensa, Juana Barceló, presidenta de la empresa, recalcó que, aunque se dice que están contaminando ríos, eso es incorrecto. La ejecutiva quiere dejar claro la situación en momentos en que la minera busca ampliar la capacidad de sus operaciones, bajo el alegato de una baja experimentada en los últimos años en la concentración de oro extraíble.

Aunque esa ampliación de explotación se haría dentro de la propia área de mina, requieren una facilidad de relave o presa de cola que han pensado construir en la localidad Cuance, en Monte Plata, debido a la cercanía con la planta, pero que, ante el rechazo de esas comunidad, no han logrado realizar siquiera los estudios de impacto ambiental que determinen si es factible o no. Por eso favorece la disposición del ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, quien anunció recientemente que una empresa internacional deberá ser la que estudie y determine si se puede o no colocar la presa en Cuance.

Barceló dice que tienen una política de puertas abiertas para que todo el interesado pueda ir y verificar cómo son sus operaciones. El recorrido al que invitó a la prensa, se inició justo en la presa de cola de El Llagal, una extensa laguna de lodo de 290 hectáreas que recibe allí el residuo del proceso de producción.

Mauricio Quiroz, gerente de Medio Ambiente de la empresa, asegura que todo el residuo que allí llega, compuesto en partes iguales de agua y tierra que vierte mediante tuberías, no tiene contaminantes.

Aunque la extracción del oro se hace a base de cianuro, afirma que todo el material pasa por una planta de destrucción de ese químico y que la empresa cuenta además con un protocolo para el adecuado manejo del cianuro. Por si hay dudas, sugiere observar la vegetación verde que bordea la laguna, y señala, “si aquí hubiera cianuro, las plantas estuvieran quemadas”.

Juan José Pepín, otro de los ejecutivos de Barrick, dice que una vez se asienta el material sólido, el agua se escurre hacia un extremo y desde ahí van a parar a la planta de tratamiento para reusarla. En su composición interna, la presa contiene material tierra, además de arena y grava como filtro, y rocas de soporte.

En la planta se tratan también las aguas de lluvia, además las llamadas aguas ácidas porque entran en contacto con la zona de explotación, pero la empresa asegura es colectada toda para evitar lleguen a los ríos que cruzan y rodean la mina: el Maguaca y el Margarita y Mejita.

Para demostrar que el agua no está contaminada el recorrido también tuvo una parada en el área de descarga en el río Margarita, donde Junior Vargas asegura que los niveles de PH del agua cumplen con los estándares internacionales, pues sus mediciones le arrojan niveles entre 6 y 9 de PH. Exhorta a los interesados a bajar y lavarse las manos, sin temor.

El recorrido por las instalaciones de la minera también incluyó una visita a la zona de remediación de la antigua presa de cola Mejita, de la Rosario Dominicana, la que pese a los trabajos de más que se realizan desde 2014, aún no terminan de cerrar.

Quiroz asegura que, en el caso de la presa de El Llagal, la remediación sería en solo cinco años, porque el manejo ha sido más adecuado desde el principio.

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba