Nacionales

Baja 70% nuevos ingresos de estudiantes a universidades

Santo Domingo, RD.- La pandemia del Covid-19 encontró la manera de sa­car a profesores y estu­diantes de las aulas pre­senciales universitarias. Ahora comienza a dejar también fuera a algunos de la docencia virtual, im­plementada para evitar contagios por el virus que ha cambiado de manera radical el sistema educati­vo a escala planetaria.

El cierre de secciones debido a la baja matricula­ción de estudiantes, la in­capacidad de manejar las plataformas digitales di­señadas para garantizar la educación a distancia y el hartazgo por la nueva me­todología para impartir clases, ponen en evidencia el declive que se observa en la educación superior en el país.

Patricia Arache, con sie­te años como docente en una universidad privada, considera que el efecto del nuevo coronavirus en la educación superior ha si­do devastador. “Por prime­ra vez no tengo inscritos en las tres materias que im­parto, soy docente pasiva”, dice sobre esta preocupan­te realidad que ha alejado a cientos de estudiantes de las aulas universitarias, lo que termina afectando tam­bién a los educadores por el cierre y fusión de secciones.

Las asignaturas de la educadora solían tener 30, 45 y hasta 50 estudiantes inscritos de la carrera de Comunicación Social, don­de otros docentes también han sido afectados por el cierre de secciones debido a las bajas matriculaciones y reinscripciones.

Otro docente de una uni­versidad privada que rehu­só identificarse perdió una de sus cuatro secciones, pe­ro como ha visto “las barbas de sus colegas arder” con más intensidad, estima que si esto sigue así la pandemia dejará a muchos maestros sin trabajo.

“Uno gana un mísero sueldo y que ahora le quiten secciones así por así es un abuso”, dijo el catedrático universitario, quien depen­de únicamente de una pen­sión y de los ingresos por impartir docencia en la aca­demia privada.

La baja matriculación de estudiantes afecta con ma­yor crudeza a universida­des con estudiantes de clase media y media baja.

En esas universidades los profesores se quejan por la sobrecarga de estudiantes en sus secciones y, además, porque tienen que cubrir to­dos los gastos en el pago del internet, energía eléctrica y otros recursos necesarios para la docencia virtual.

Las deficiencias en el su­ministro de estos servicios y recurrir con regularidad a un paquetico de datos para encarar la docencia online, afecta tanto a profesores co­mo a estudiantes.

Los educadores tienen menos ingresos también porque la mayoría de las asignaturas prácticas han sido postergadas en los pla­nes de estudios.

Su carga de trabajo y gas­tos se han incrementado, pero aseguran que las uni­versidades siguen pagando los mismos salarios, pese a que ahora también ocupan su tiempo libre en reuniones y talleres para el manejo de las plataformas digitales.

Otros educadores consul­tados denuncian que están cance­lando maestros sin ninguna explicación por la crisis que ha generado la pandemia del nuevo coronavirus.

Las autoridades universi­tarias alegan que la matrí­cula estudiantil ha merma­do y que por esa razón han tenido que tomar medidas administrativas que han terminado afectando a los educadores.

Ministro: Darán bonos

El ministro de Educación Superior, Ciencia y Tecno­logía (MESCYT), Franklin García Fermín, informó que en coordinación con las uni­versidades entregarán bo­nos a los estudiantes que no han podido matricular­se o reinscribirse debido a la crisis económica provocada por el Covid-19.

Los datos que maneja el MESCYT indican que la ba­ja en el ingreso de nuevos estudiantes a las universi­dades ronda el 70% y en las reinscripciones alcanza un 38%.

“El impacto del corona­virus en la educación supe­rior ha sido desastroso”, di­jo a LISTÍN DIARIO García Fermín, quien precisó que el presidente Luis Abinader ha impartido instrucciones pa­ra que ningún estudiante se quede fuera de las aulas por motivos económicos

“A través de un bono el gobierno irá en auxilio de esos estudiantes para que puedan ingresar y pagar su matrícula”, declaró.

DESERCIÓN

Dos casos.

El estudiante Brayan Sánchez decidió no reinscribirse para el próximo cuatrimestre en la universidad don­de estudia en horario sabatino porque ahora con el trabajo a distan­cia le negaron ese día en la empresa. “Aho­ra cobro un poco me­nos y tengo más gas­tos, por esa razón me vi en la obligación de quedarme fuera este cuatrimestre”, dijo so­bre otra razón para no reinscribirse.

El hartazgo.

Otra estudiante reveló que declinó inscribirse en el cuatrimestre pa­sado porque sintió que no aprendió nada en su primer nivel bajo la modalidad virtual.

Dijo que tuvo que li­diar con profesores que no sabían utilizar las plataformas virtua­les, incluso una edu­cadora que ni siquiera manejaba adecuada­mente el “WhatSapp”.

Fuente: Listín Diario

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba