Internacionales

Autoridades italianas indican fue un dominicano quien mató a dos policías en tiroteo

Este sábado las autoridades italianas informaron cómo ocurrieron los hechos en los que en un principio fueron involucrados dos hermanos dominicanos en la muerte de un par de policías durante un tiroteo.

El periódico italiano “La Repubblica”, que el viernes informó que tanto Alejandro Augusto Stephan Merán, de 29 años, como Carlysle Stephan Merán, de 32 años, fueron los autores de la muerte de los agentes policiales de Trieste, Pierluigi Rotta y Matteo Demengo, aclaró que este sábado que solo el menor de los hermanos habría cometido el crimen.

Así lo relata el periódico italiano:

“Todo comenzó ayer por la mañana, a partir de una circunstancia ´trivial’: una joven en un scooter es arrojada al suelo por un joven negro, que roba su vehículo. Por la tarde, una llamada telefónica de Carlysle Stephan Meran (hermano del victimario) llega a la estación de policía de Trieste, informando que se enteró que su hermano Alejandro Augusto era el autor del robo. El dominicano está dispuesto a acompañar a los operadores a la casa de su hermano para recuperar el vehículo, especificando que Alejandro Augusto sufre de trastornos mentales, aunque actualmente no seguía los servicios de salud mental… Lo acompañan a la estación de policía junto con su hermano, a bordo de un coche de policía”, señala el periódico.

El informe policial indica que según la reconstrucción de los hechos, Alejandro Augusto Stephan Merán pidió ir al baño y logró quitar el arma a uno de los agentes propinándole dos disparos. Luego el agente Matteo Demengo se asoma a ver lo que está ocurriendo y es disparado en tres ocasiones. Ambos policías murieron en el acto.

Mientras ocurre el crimen, el hermano mayor Carlysle “primero se atrinchera en la Oficina de Prevención General, temeroso y en estado de shock, incluso bloqueando la puerta con un escritorio. Luego, al no escuchar más disparos, huye a la estación de policía subterránea, donde es identificado y bloqueado por los agentes que intervienen”.

Tras el hecho, Alejandro Augusto Stephan Merán intentó subir las escaleras de acceso a los pisos superiores, “pero se ve obligado a desistir porque hay personal presente en las oficinas, al que dirige otros golpes sin causar lesiones; luego trata de salir de la estación de policía cruzando el atrio adyacente, sosteniendo tanto las pistolas tomadas de los agentes como lanzando más disparos al personal de la guardia de turno”.

Cuando salió de la comisaría intentó entrar a un vehículo que estaba estacionado, pero cuando vio que se acercaba un automóvil policial le abrió fuego.

“Los operadores responden al fuego, golpean al hombre en la ingle, sin dañar las partes vitales, y logran desarmarlo”.

Sin embargo, el hombre logró escaparse de las autoridades y luego se entregó en un hospital italiano donde se trataría la herida en la ingle.

En el centro médico lo estaban esperando tanto un magistrado como un fiscal, quienes solicitaron la custodia en prisión del imputado para evitar otro escape.

Este sábado la madre del joven pidió perdón a la familia de las víctimas, y confesó que la noche anterior al hecho su hijo escuchó voces “que lo perseguían y querían matarlo”. AP

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *