Internacionales

Asamblea declara a Maduro usurpador de la presidencia

La Asamblea Nacional de Venezuela resolvió el martes que Nicolás Maduro está usurpando la presidencia y declaró “nulos” todos sus actos desde que asumió el 10 de enero para un controvertido segundo mandato.

Esta decisión del congreso, controlado por la oposición, podría escalar aún más el enfrentamiento entre el gobierno y el legislativo, cuyas decisiones tampoco reconoce el mandatario socialista.

El Congreso aprobó un acuerdo sobre la declaratoria de la “usurpación de la presidencia” y diseñó las medidas para conformar un “gobierno de transición” y proceder a la convocatoria de unas elecciones de acuerdo con lo previsto en la constitución.

En el texto del documento se declara formalmente la “usurpación de la presidencia” por parte de Maduro y se acuerda “repudiar como nulos todos los supuestos actos emanados del Poder Ejecutivo”. Asimismo, se acordó elaborar un marco legislativo para que se “otorguen garantías” para la reinserción democrática de los funcionarios civiles, policías y militares que “dejen de obedecer” a Maduro y obedezcan a la Asamblea Nacional.

“Se aprueba un acuerdo histórico”, dijo el diputado y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al tiempo en que expresó que con estas acciones el Parlamento asume las “competencias que le da la constitución” para avanzar en el cese de la usurpación y el gobierno de transición.

No obstante, en medio del enfrentamiento que mantiene el gobierno y el Congreso desde hace tres años, el Tribunal Supremo de Justicia _ que controla el oficialismo _ ha señalado al Legislativo de mantenerse en desacato a las decisiones del Poder Judicial, y que por tanto todos sus actos son “nulos”, situación que ha limitado a los congresistas opositores para que sus decisiones puedan ser ejecutadas por los poderes públicos.

Las tensiones políticas han ido escalando en Venezuela luego que Maduro asumiera la semana pasada su segundo sexenio en medio de críticas de la mayoría de los vecinos de la región y la Unión Europea que consideraron que su reelección de mayo pasado no cumplió los parámetros legales y democráticos.

La oficialista Asamblea Nacional Constituyente había ordenado, por su parte, a los poderes públicos iniciar procesos contra los diputados opositores por el supuesto delito de traición a la patria. El presidente de la instancia legislativa, Diosdado Cabello, indicó el martes que jueces y fiscales ya iniciaron investigaciones sobre el caso, pero no ofreció detalles.

Guaidó, quien tomó notoriedad desde que asumió el liderazgo del legislativo opositor, fue detenido brevemente el domingo por miembros de la policía política en una autopista a las afueras de la capital, hecho que el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez rechazó horas después, y anunció que los funcionarios implicados en el hecho serían destituidos y pasados a la orden de la Fiscalía.

La escalada del enfrentamiento entre el gobierno y la Asamblea Nacional se da en medio de una profunda crisis económica y social que padece Venezuela con una severa recesión y una hiperinflación que alcanzó los siete dígitos.

Luis Almagro apoya declaratoria del Parlamento

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, apoyó hoy que la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), de mayoría opositora, haya considerado al jefe de Estado, Nicolás Maduro, como “usurpador” de la Presidencia.

“Apoyamos acuerdo de la Asamblea Nacional declarando la usurpación de Nicolás Maduro y necesidad de aplicar el artículo 233 de la Constitución sobre presidencia interina y llamado a elecciones”, dijo en Twitter Almagro, que acabó su mensaje con la etiqueta “#OEAconVzla”, es decir, la OEA con Venezuela.

La Asamblea Nacional venezolana acordó hoy “declarar formalmente la usurpación de la Presidencia” por parte de Maduro y, por lo tanto, “asumir como jurídicamente ineficaz la situación de facto” del líder chavista, así como repudiar por “nulos todos los supuestos actos emanados del Poder Ejecutivo”.

De esa forma, los diputados se comprometieron a tomar medidas para que, una vez cesada la “usurpación”, se convoquen elecciones “libres y transparentes”.

El Supremo venezolano declaró a la Cámara en desacato semanas después de que la oposición se hiciera con la mayoría de los escaños a principios de 2016 y desde entonces Maduro no rinde cuenta a los diputados en tanto que el resto de poderes públicos, cercanos al Ejecutivo, no toman en cuenta las decisiones del Legislativo.

Maduro, que está en el poder desde 2013, volvió a tomar posesión de su cargo el 10 de enero por un periodo de seis años después de haber sido reelegido presidente el pasado 20 de mayo en unas elecciones no reconocidas por la mayor parte de la comunidad internacional.

La OEA y la Unión Europea (UE) no reconocen la legitimidad del segundo mandato del dirigente chavista. EFE

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *