Internacionales

«Arréstenme que le disparé», pidió dominicano a policías de Massachusetts tras dejar grave a un hombre

Después de balear gravemente al esposo de la cuñada de su madre, el dominicano Alberto Prado, de 28 años, se presentó en un cuartel de la Policía Estatal de Massachusetts en Springfield y les dijo a los oficiales que lo arrestaran porque le había disparado a un hombre.

Prado, quien dejó la pistola con dos balas en el cargador y una caja de municiones en su vehículo que estacionó en la parte trasera del cuartel en la calle Armory, fue detenido y acusado por intento de asesinato y posesión criminal de un arma, además de municiones.

El hombre confesó que le disparó a un hombre pariente suyo en el estómago después de una discusión en la casa de la víctima de la calle 46 Parallel, minutos antes de llegar al cuartel.

En su comparecencia ante el tribunal del distrito de Springfield, Prado fue detenido sin derecho a fianza en espera de una audiencia de peligrosidad programada para hoy de diciembre.

Según un reporte policial, los agentes de de Springfield respondieron a una llamada al 911, realizada por un adolescente a las 6:07 de la noche.

Los investigadores encontraron a un hombre con un tiro en la espalda y sangrando del abdomen cerca de la puerta principal en el complejo de viviendas dúplex del barrio Liberty Heights.

Poco después de que el niño llamó a la policía, una mujer también llamó al 911 desde la misma dirección e informó que el hijo de su cuñada le había disparado a su esposo.

La mujer dijo a los investigadores que Prado y su esposo tuvieron una discusión, y el agresor sacó una pistola y le disparó. Ella no especificó el motivo de la disputa. Los testigos también dijeron a los investigadores que Prado salió de la casa, armado.

Tres minutos después de la primera llamada al 911, Prado llegó al cuartel y declaró que acababa de dispararle a alguien y necesitaba ser arrestado.

Prado les dijo a los policías que el arma de fuego que utilizó para herir al hombre estaba en su vehículo, estacionado en la parte trasera del cuartel de la policía estatal. Los oficiales fueron al auto que estaba en un lote del estacionamiento, y encontraron una pistola, dos balas en el cargador y una caja de municiones sueltas en el asiento del pasajero delantero.

Los agentes exigieron ver la licencia de Prado para portar un arma de fuego y él dijo que no tenía una.

El herido fue operado en el hospital Baystate Medical Center, donde se espera que sobreviva.

Fuente: Diario Libre

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *