Nacionales

A un mes de las elecciones primarias un «boom mediático» arropa la precampaña

Las prohibiciones que establecen las leyes orgánicas de Régimen Electoral 15-19 y de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos 33-18, a la forma de hacer propoganda política, como en las vallas, cruzacalles y discolights, han marcado un nuevo proceso para lograr mayor notoriedad.

Lo que sí quedó permitido por el Tribunal Superior Administrativo fue la publicidad política en la radio y la televisión previo a las primarias del seis de octubre donde se escogerán a los candidatos del 2020, lo que ha empezado a arropar a los medios electrónicos.

Con esta medida, la Segunda Sala de ese tribunal acogió como buena y válida la acción de amparo preventivo y de extrema interpuesta por la Asociación Dominicana de Radiodifusoras contra la JCE por vulnerar derechos de la libertad de prensa y de información.

Dentro de los principales recursos usados por precandidatos a presidentes, senadores, diputados, alcaldes, regidores y demás postulantes están las redes sociales.

Según un estudio del U.S. Census Bureau, en República Dominicana hay una población de 10.94 millones de personas y 8.5 millones de suscriptores móviles, que representan el 78% de la población.

El bombardeo de información e imágenes están en las principales plataformas de Facebook, Twitter e Instagram. Los aspirantes más activos son aquellos que impulsan precandidaturas a la presidencia de la República.

Según el mismo estudio del U.S. Census Bureau, en República Dominicana, el 64% de la población usa de Internet, esto es casi 7 millones. Solo 6 millones son usuarios activos en medios sociales y 5.7 de esos acceden desde sus dispositivos móviles.

Carlos Pérez Tejada, máster en Dirección de Comunicación y Mercadeo y analista de Tecnología de Consumo, señala que el pago en redes sociales que hace un precandidato o cualquier tipo de usuario va a depender de la cantidad dinero que esté dispuesto a invertir y eso condicionará a qué cantidad de persona llegar.

“Por ejemplo, si el precandidato hace una publicación en Facebook, este pone el monto que quiere invertir y esta red analiza de forma automática la cantidad de personas a impactar por el pago publicitario”, señala.

Mejores estrategias y los que saturan

“Creo que es muy positivo el acercamiento que han tenido los diferentes precandidatos a las redes sociales por ser este el medio más acertado -no solamente por lo económico- sino porque es idóneo para conectar con las personas”, explica también Juan Manuel Díaz, profesional de la comunicación con especialidad en marketing digital y analítica web con más de cinco años de experiencia en el área.

Díaz agrega: “La gente se pasa un promedio de cuatro horas diarias consumiendo contenidos en las redes. Al político siempre se le ha criticado y nunca lo han querido tomar en cuenta, y es que no se puede ser tan insistente en el bombardeo de publicidad. Cuando tú eres molestoso la gente se harta de lo mismo; es como si dijeran, yo no quiero ver a este o esta más”.

Para el especialista, las cosas han cambiado hoy, pues antes en la publicidad tradicional ponían un comercial y no se podía hacer nada para quitarlo de tu vista, por lo que recuerda que hoy en día las personas pueden decidir qué quieren ver y qué no quieren ver.

Díaz entiende que muchos aspirantes están haciendo un uso excesivo de publicidad en las redes.

“Que los precandidatos tengan un acercamiento no está mal, pero que quieran saturar no va a dar ningún resultado positivo. La frecuencia de anuncios recomendables para una campaña comercial es de tres a cuatro publicaciones por semana, pero muchos aspirantes lo ponen hasta siete veces al día y eso genera rechazo en muchos casos”, advierte.

Por el largo tiempo que Díaz pasa monitoreando las redes, expresa que hay una inversión grande que se está haciendo en publicidad digital.

“Estamos hablando que aquel que menos está invirtiendo sobrepasa los quince mil dólares”, calcula.

“No es mucho dinero para lo que se paga en medios tradicionales como la radio y la televisión, pero la inversión en el área digital que están haciendo los políticos es una inversión grosera. Por lo que yo estoy viendo, hay mucha agresividad a la hora de querer llegar a las masas”, opina el especialista.

Destaca que los millennials (las personas nacidas entre los años 1980 y 2000), que es la población a quien más está enfocada ese tipo de publicidad, si quieren saber quién tú eres lo van a saber, y para entrar a su círculo con este boom mediático hay que hacerlo de una forma moderada, porque ellos no van a votar porque la gente aparezca cien veces en un anuncio.

Juan Manuel Díaz analizó que Gonzalo Castillo, Francisco Domínguez Brito y Andrés Navarro son los precandidatos presidenciales que hacen mayor uso de las redes sociales. Con relación a Leonel Fernández y Luis Abinader, dijo que estos hacen un tipo de propaganda más orgánica, por el tiempo que tienen en el ruedo político.

Entre los aspirantes a diputados resaltó que el precandidato a diputado por la circunscripción número 3 del Municipio Santo Domingo Este, Pablo Saints, así como el comunicador y aspirante a la candidatura a diputado de la circunscripción 2, Bolívar Valera, por ese mismo municipio, se auxilian más de los influencers.

Destacó la buena estrategia que usan, Víctor –Ito– Bisonó, Wellington Arnaud y Quique Antún, quienes añaden contenido a sus publicaciones, además de auxiliarse de la realidad nacional para vender su imagen a la población.

Fuente: Diario Libre

Etiquetas
Mostrar más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *