Actualidad

5 Lesiones más comunes en el sexo «y cómo tratar cada una de ellas»

Usualmente el sexo es increíble… hasta que se producen accidentes. Están las situaciones incómodas donde hace falta al orgasmo. Y luego están los momentos en que el sexo provoca dolor y muchas lágrimas.

Las lesiones sexuales son más comunes de lo que crees, y aunque no querrás imaginarlas en tu vida, yo te recomiendo estar bien prevenida (e informada). Por si las dudas, nada más.

Heridas vaginales

Te darás cuenta del dolor y el sangrado después del sexo. Más que dolor, es ardor, pero créeme, lo notarás.

Publicidad
Solución: Las heridas vaginales ocurren principalmente porque no estabas bien lubricada, así que la solución es simple: asegúrate de estar bien lubricada antes de la penetración. Primero que entre lentamente y, como siempre, usa lubricante.

Si haces esto y aún así te lastimas, ve con tu ginecóloga para que te recete antibióticos. Si sólo sucede una vez, espera a que sanen por cuenta propia. Según Healthline, las heridas vaginales usualmente son pequeñas y desaparecen con el tiempo. Pero si la herida es grande y hay mucho sagrado, acude con tu médico de inmediato.

Rozaduras

Quisieron salir de su zona de confort y optaron por intentarlo en el piso, la alfombra, en un sillón o qué sé yo. Te doy un aplauso por salir de tu rutina, pero desafortunadamente las rozaduras son un dolor de cabeza gracias a la fricción.

Solución: Limpia el área infectada con agua fría y jabón antibacterial. Si la piel se rompió (heridas físicas, no sólo irritación), coloca alcohol o un antiséptico.

Por supuesto, lo ideal es tomar las precauciones correspondientes a la hora de realizar el acto sexual sobre una superficie no adecuada. Te recomiendo poner una sábana o un mantel antes de tener relaciones.

Objetos extraños en la vagina

No quiero que te lo imagines, pero tal vez sea inevitable. Los 2 objetos más comunes extraviados en la vagina son, según Women’st Health: tampones olvidados y condones. Y no, no es broma. A todas nos puede suceder.

Solución: Primero conserva la calma: a veces es normal y puede sacarse. Lo primero que tienes que hacer es esperar 10 a 15 minutos después de haber tenido sexo. Este tiempo es necesario para que tu vagina regrese a su tamaño natural, según Health. Relájate, mete 2 dedos dentro de tu vagina para sacar el objeto perdido y, si no puedes, acude a urgencias.

Irritación por comida

Ha de ser sexy agregar fresas, crema batida y chocolate a las actividades de la recámara… pero en la mayoría de los casos no es resulta tan erótico como esperabas.

Solución: Si te encuentras en esta situación incómoda, trata de neutralizar el daño con agua y jabón (vaginal). Si tú y tu galán estuvieron comiendo cosas picantes, lo ideal es que no se estimulen manual u oralmente esa noche.

Infección urinaria

Cualquiera que haya tenido una infección en vías urinaria, sabe que son un dolor de cabeza. Y, desafortunadamente, puedes desarrollar muchas por culpa del sexo, según EverydayHealth

Solución: Lo mejor que puedes hacer es asegurarte de estar bien lubricada antes de la penetración, ya sea usando suficiente lube o evitando prácticas rudas. Esto ayuda a prevenir heridas e irritaciones que provocan infecciones urinarias.

Y si notas que te arde mucho al orinar o tienes ganas de ir al baño con regularidad, acude con tu doctor para un diagnóstico. Te recetará una dosis de antibióticos para luchar contra la infección.

Fuente: Eme de mujer

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *