Opinión

100 días y 1,500 noches

Por: Pedro René Almonte Mejía

Darle un toque sabinero al título de este pensamiento; es proporcionar un poco de poesía, mientras sirve de contraste con el trago amargo que vive el mundo actualmente, debido a la mayor crisis sanitaria de los tiempos modernos; la cual se ha convertido en una crisis económica sin precedentes y pudiera en términos sociales formar un estallido que encienda una llama imposible de apagar.

En la política dominicana hay una regla de oro, que casi siempre se cumple y es la llamada “Luna de miel” y digo que casi siempre se cumple porque por ejemplo, al actual gobierno con 15 días de instalado le han “entrando” a mansalva y de manera casi paranoide. A mi entender, es preferible dejar la cancha abierta al actual gobierno, que arranque con sus políticas y ver el nuevo rumbo por el que encaminará el país los próximos 100 días; que por cierto: “No es paja de coco” lo que le toca gestionar a este gobierno.

Por lo tanto, soy de la idea que al gobierno de Luis Abinader, se le dé el respaldo necesario por parte de la sociedad dominicana en su conjunto y unirnos para que la República Dominicana salga airosa de esta catástrofe mundial. Apostar al fracaso de éste gobierno en el contexto económico que hoy estamos viviendo, es simplemente traicionar el legado que se ha construido hasta el día de hoy.

Dicho esto, y considerando que pasamos en menos de un año de crecer casi un 7% a tener un crecimiento negativo de -8% ; que pasamos de tener casi 7 millones de turistas a tener una ocupación hotelera del 5% ; donde se han perdido miles de empleos y se han hasta cerrado empresas y donde lo único seguro que tenemos es endeudarnos para impulsar políticas públicas que eviten que la crisis sanitaria que se convirtió en económica , también se convierta en una crisis social sin precedentes en nuestra época . Países como Costa Rica y Ecuador ya han solicitado la ayuda económica del Fondo Monetario Internacional (FMI), de modo que, no nos sorprendamos si tenemos que hacer nosotros lo mismo.

Finalmente, olvidemos la regla de los 100 días y vamos a otorgarle al gobierno 1,500 noches y vamos todos unidos a salir de esta, como dominicanos y por amor a la Patria; porque créanme, estamos ante lo más parecido a una guerra, lo único que quien te dispara es otro ser humano sin usar una sola bala, tan sólo hablándote te puede hasta matar. ¡Maldito Covid-19!

Nunca como ahora es más apropiado recordar un fragmento del discurso a los comunes y al pueblo británico de Winston Churchill en 1940. Cito: “No puedo ofrecer otra cosa más que sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas. Tenemos ante nosotros la prueba más dolorosa para la especie humana. Tenemos ante nosotros muchos, muchos meses de lucha y sufrimiento. Nuestro objetivo es la victoria, la victoria a toda costa, la victoria a pesar de todo, la victoria por largo y duro que pueda ser el camino, porque sin victoria no hay supervivencia.”

¡Unidos hasta la victoria RD!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba